¡Ningún “compadre hablado”! Ni era marcha ni era manifestación

Por el inmenso respeto que nos merecen las miles de personas trabajadoras asalariadas asociadas a las diversas organizaciones sindicales integrantes del Colectivo Sindical Patria Justa; por el inmenso respeto que nos merecen la gran cantidad de compañeros y de compañeras dirigentes de base de las diversas agrupaciones componentes de Patria Justa; por el inmenso respeto que nos merecen los miles de empleados públicos que se sienten representados por nuestro accionar sindical; por el inmenso respeto que nos merece el propio Presidente de la República, Luis Guillermo Solís Rivera; por el inmenso respeto que nos merecen las demás organizaciones sindicales afines y no afines a Patria Justa; por el inmenso respeto que nos merecen las miles de personas trabajadoras asalariadas del sector Privado que viven en especies de “cárceles obreras” por el totalitarismo corporativo empresarial que les castra su legítimo derecho constitucional de Libertad Sindical; por el inmenso respeto que nos merece la ciudadanía honesta de este país, incluso la que adversa nuestro pensamiento y nuestra acción; declaramos:

PRIMERO: De la manera más contundente y con la fuerza moral que nos da una larga y limpia trayectoria de lucha social, rechazamos la infamia y la perversidad de la prensa oligárquico-corporativa de que hubo un “compadre hablado” con el Gobierno de la República, con ocasión del movimiento de Huelga que Patria Justa convocó y desarrolló el pasado lunes 26 de octubre de 2015, mismo que fuera levantado a las 00:35 minutos del martes siguiente, día 27, luego de la firma de los acuerdos ya de amplio conocimiento público.

SEGUNDO: La agenda sociopolítica, reivindicativo-gremial y sindical laboral de Patria Justa es de amplísimo conocimiento público, totalmente expuesta y auscultada al máximo, especialmente por los oligarcas de la prensa de los latifundios mediáticos. Por ejemplo, don Rodolfo Jiménez Borbón y don Manuel Francisco Jiménez Echeverría, “zares” del Grupo Nación; o el banquero Leonel Baruch Goldberg, propietario de esa empresa de prensa digital “crhoy” que con tanta iracundia adversa a PATRIA JUSTA, tienen amplísimo conocimiento del carácter sindical y sociopolítico de este nuevo movimiento social.

TERCERO: Ha sido público y notorio el intenso e insistente caminar de Patria Justa pregonando la importancia y la relevancia del Diálogo Social con Negociación Efectiva con Verificación de Cumplimiento de Acuerdos, reiteradamente solicitado al actual Gobierno de la República; teniendo calificados testigos de nuestras sanas intenciones al respecto, como la propia Conferencia Episcopal de Costa Rica (CECOR).

CUARTO: Si bien es cierto que antes del desarrollo de la Huelga del pasado lunes 26 de octubre, el propio Presidente de la República, don Luis Guillermo Solís Rivera, tuvo dos reuniones con Patria Justa, fue para que tuviera conocimiento de los más importantes temas de nuestra agenda de lucha en la actual coyuntura de tensión social que está en desarrollo; agenda de lucha que consta en todos nuestros pronunciamientos públicos y comunicados de prensa; pero sin resolver una materialización formal de suscripción de acuerdos y sin haber abordado temas de alta conflictividad.

QUINTO: Fue una decisión completamente autónoma de Patria Justa de concretar, en la práctica su llamado a Huelga, en busca de un acuerdo que en nuestra concepción ocupaba de un músculo social contundentemente visual; por lo que la furiosa reacción y la rabia que muestran en estos momentos los dueños de la prensa oligárquica, nos confirman que la Huelga estuvo moral y éticamente justificada.

SEXTO: Es precisamente con relación al carácter del movimiento promovido por Patria Justa del pasado lunes 26 de octubre, donde se manifiesta con más claridad la magnitud de la perversa mentira mediática promovida los latifundios mediáticos y los que aspiran a serlo en el campo digital; tomando como base solamente la cantidad de manifestantes presentes en San José centro, ocultando malsanamente que San José fue tan sólo uno de los 14 puntos de la Huelga desconcentrada de PATRIA JUSTA; sin mencionar los otros 13 escogidos luego de un estudio de operatividad viable, financieramente sostenible y de convergencia de conciencias y de emociones obreras de distintos conglomerados asalariados de servidores públicos cuyas aspiraciones reivindicativas están recogidas en la agenda de lucha de Patria Justa de, repetimos, amplia exposición pública.

SÉTIMO: Los desesperados esfuerzos de carácter “goebbelsiano” de ese corporativismo mediático contrario al bien común (y a favor de la continuación del peligroso proceso de concentración de la riqueza y del crecimiento de la desigualdad); para minimizar el impacto del movimiento de Huelga de Patria Justa tratando de reducirlo a solo lo que pasaba en San José (ya de por sí disminuido mediáticamente por este tipo de prensa); solamente expresa su miedo subliminal y su terror tácito de que Patria Justa ajuste sus dispositivos político-organizativos de cara a nuevos y más candentes escenarios del proceso de polarización que ya está en desarrollo; y, con nuevas alianzas que ya están en construcción, se manifiesta una operatividad táctico-estratégica que haga todavía más potente la agenda de inclusión social que muchos demandamos y no solamente Patria Justa.

OCTAVO: Patria Justa no promovió ninguna marcha ni ninguna manifestación. Los oligarcas de los latifundios mediáticos, sus gastadas y desprestigiadas vocerías legislativas, sus histéricas voces “opinólogas” de corte radiofónico y sus amanuenses y escribidores a sueldo, deberían hacer un esfuerzo por entender que fue lo que sucedió con nuestro movimiento de huelga del lunes 26; qué empezaba a pasar luego del mediodía; qué se esperaba si llegaba al segundo día y, ni imaginar que habría sucedido en un tercero.

NOVENO: El Presidente Solís y su gobierno actuaron con responsabilidad. Si bien el acuerdo no nos satisfizo en cuanto al 100 por ciento de nuestras aspiraciones, llevó paz al país. Cualquier estratega en materia de lucha social, por más cortedad de mente que tenga al respecto, sabe que nadie desperdiciará lo mejor de sus potencialidades no más entrando en un movimiento como el que Patria Justa había concebido y que, repetimos, ni era marcha ni era manifestación, mismas que a pesar de que son completamente válidas no dejan acuerdos.

DÉCIMO: Luego del mediodía del lunes 26 de octubre ya se tenía noción de que las navieras habían empezado a desviar barcos a Panamás; de que había ansiedad por el suministro de combustibles para aviones; de que no es trabajo de la Policía operar muelles pues nadie estaba trabajando; de que en San José y otras comunidades podría haber serios problemas de sanidad al día siguiente; de que otros gremios estaban considerando respaldar a Patria Justa para el día martes 27; de que el personal aduanero con su problemática interna iba a fortalecer su participación, de que muchos privados de libertad podrían sufrir serios problemas de atención; de que la orientación para el tortuguismo en aeropuertos y puestos fronterizos iba en camino de una materialización concreta más abierta; de que en energía y telecomunicaciones la moderación convocante cambiaría de carácter en las horas siguientes, de que en materia de Salud y de atención hospitalaria la prudencia aconsejaba no prolongar el movimiento, etc., etc., etc. ¿O es que pretendían la vulneración total de la prestación de servicios públicos estratégico-esenciales?…

ONCEAVO: Patria Justa continuará apostando por el diálogo social. Patria Justa, un proyecto sociopolítico bajo los postulados de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) que otorga la posibilidad de que la clase trabajadora agrupada en sus legítimas agrupaciones como lo son los sindicatos, tengan criterio sobre la política pública de sus respectivos países y correspondientes gobernantes; seguirá con su accionar transparente, firme, propositivo; con perspectiva unitaria como ya lo hemos demostrado y validando la Democracia de la Calle como opción legítima para darle soporte a la propuesta.

DOCEAVO: Los que hablan de “compadre hablado”, especialmente desde sus corporaciones de prensa de corte latifundista mediático, editorializando infamemente al respecto, tienen un techo de vidrio de tal carácter que bastaría una gota de rocío para que se les quiebre en miles de pedazos sobre sus cabezas, y que al caerles encima les dejaría irreconocibles ante la auscultación de una ciudadanía liberada del acoso mediático malintencionado de que es víctima.

TRECEAVO: Reiteramos nuestro agradecimiento a los miles de compañeros y de compañeras de los servicios públicos que acudieron a nuestro llamado para el desarrollo de lo que denominamos como “Jornada Patriótica de Lucha en Defensa del Estado Social de Derecho y de las Garantías Sociales, por la apertura al Diálogo Nacional y por un Gobierno que resuelva”. Nótese el concepto y se comprenderá porqué sentimos que el movimiento de Patria Justa fue totalmente exitoso.

Un comentario sobre «¡Ningún “compadre hablado”! Ni era marcha ni era manifestación»

  • Con el inmenso respeto que me merezco les pregunto:
    “Por el inmenso respeto que nos merecen” ¿cuál respeto se merecen señores?

    Inmenso se sale de proporción al contexto, se merecen un mínimo, como seres humanos, como personas, como ciudadanos (aunque no actúen por el bien del país si no del suyo propio). ¿Pero de ahí a “inmenso”? LO DUDO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>