10 años de la muerte de Parmenio Medina Pérez

Aquí Parmenio de Juan Carlos y Jeana Ureña

__________________________________________________________

Último programa grabado de La Patada, producido el mismo día del asesinato de Parmenio Medina. Aquí

_________________________________________________________

Se cumplen diez años del crimen de Parmenio Medina

Escrito por Jorge Luis Araya para Semanario Universidad

Este 7 de julio se cumplen diez años del asesinato del comunicador Parmenio Medina, con el que Costa Rica pasó a engrosar la lista de países donde el derecho de libre expresión se paga con la vida.

Con la muerte del locutor y productor de “_La Patada_”, programa de sátira humorística y denuncia de la corrupción, quedó un vacío que no se ha llenado en la radio costarricense, y, por otro lado, aunque los tribunales condenaron a algunos responsables, no se llegó a esclarecer toda la trama del crimen, consideraron allegados del desaparecido director de La Patada.

Medina fue ultimado a balazos cerca de su casa por pistoleros desde un vehículo en movimiento, el 7 de julio del 2001, días después de recibir amenazas y de que su residencia fuera baleada.

En diciembre del 2007, el Tribunal de Heredia condenó a tres de nueve imputados en el crimen. El empresario Omar Chávez fue sentenciado a 47 años de prisión por el homicidio y estafa relacionada con la emisora católica Radio María de Guadalupe, y el presbítero Minor Calvo fue absuelto del asesinato, pero condenado por estafa en perjuicio de los oyentes de la radio.

El tribunal determinó, después de más de dos años de juicio, que Chávez era el autor intelectual del homicidio, y que este fue ejecutado por el nicaragüense Adalberto Reyes Ruiz, conocido como Luis Aguirre Jaime, y quien recibió una condena de 30 años de prisión.

La última denuncia de “La Patada” que su creador denominaba “_el escuadrón antichorizo_” fue sobre un desvío millonario de fondos en Radio María, que dirigía Calvo, y que fue comprada con la ayuda de Chávez y fue cerrada posteriormente por la Conferencia Episcopal tras las denuncias del programa radial.

Según la sentencia de los jueces, “_al ver en peligro el negocio que la radio significaba para él y para evitar que dicho negocio declinara y que se descubriera la apropiación de los activos de la radio, (Chávez) ordenó y logró mediante el pago a Aguirre la muerte de Parmenio Medina_”.

La muerte violenta de Medina impactó al país, y apenas trascendió la noticia cientos de personas realizaron una manifestación espontánea frente a Radio Monumental, donde se trasmitía La Patada. El 17 de julio unas 3.000 personas de diversas procedencias sociales se concentraron el Parque Nacional, donde exigieron a las autoridades garantías para el ejercicio de la libertad de expresión, fin de la impunidad, la corrupción y la mentira de la clase gobernante.

Una de las iniciativas fue la integración de un “_Frente contra la impunidad_”, agrupación de periodistas y otros ciudadanos que realizaron actividades para exigir el esclarecimiento del crimen y garantías para la libertad de expresión.

En una entrevista concedida a este Semanario y que fue publicada un día antes de su muerte, Medina relató cómo conoció la vinculación de Chávez con Calvo y la irregularidades financieras de la radio. Afirmó que por su afán de protagonismo y amor al dinero, Calvo fue presa fácil de un grupo empresarial que lo utilizó y estaba detrás de la compra de la radio. Dijo que creía que había serios problemas de corrupción en sectores de la iglesia, porque las irregularidades no solo se daban en Radio María, y pensaba publicar un libro sobre el tema.

Al cumplirse diez años de la desaparición de Medina, su hija Marta Medina, dijo a UNIVERSIDAD que tiene el sentimiento de que quedaron cosas pendientes con la aplicación de justicia. “_Para nada_”, dice cuando se le pregunta si cree que hubo reparación judicial. “_Quedaron cosas pendientes en las resoluciones y el manejo que se le dio al proceso, sobre todo en lo relacionado a Minor Calvo; eso quedó a medio camino_”, dijo.

“_Sabemos que hubo temor o manipulación con los testigos, desgraciadamente hubo temor de parte de la gente que podía testificar y no se pudo probar aunque tal vez había razones suficientes, pero los jueces lo consideraron así y ni modo_”, dijo.

VACÍO

El locutor y productor radial Fernando López, quien trabajó en La Patada 25 de los 28 años que estuvo al aire el programa, dijo que con la muerte de Parmenio Medina quedó un vacío enorme en la radio costarricense en el campo de la denuncia. En cuanto a por qué no se continuó con el programa, dijo que aparte de las implicaciones legales sobre el uso del nombre, el estilo de Parmenio Medina era muy particular.

“_Además, cuál medio estaría dispuesto a aceptar este tipo de cosas, sobre todo ahora que aparece gente muerta todos los días, ya hay varios periodistas muertos y aquí no se hace nada al respecto_”, comentó.

Tras la desaparición de Medina la radio cayó en un marasmo con este tipo de programas, ahora lo que hay son muchos programas “_light_”, y nadie se mete a tocar temas de fondo. “_Ese tipo de periodista directo, investigativo, mordaz, ya eso se acabó, no va más_”, comentó.

Al recordar la trayectoria de Medina, rememoró cómo este reintrodujo el radioteatro en la radio costarricense; ya había hecho la serie Ley contra el hampa, y cuando empezó La Patada al principio era sobre cosas del deporte, pero después se fue metiendo en temas del gobierno y la empresa privada.

Tenía mucha sintonía, y a veces había unos “_clavos enormes_”, pero Parmenio nunca dijo nada si no estaba bien documentado. Al final tuvo presiones y amenazas, e incluso le dispararon a la casa. En el último programa ya no se hablaba del tema de Minor Calvo, pero ese programa no se pasó en Monumental por presión de Calvo, que hasta estuvo llamando a la gente que daba publicidad para que se la quitaran a Parmenio.

En su criterio, el Organismo de Investigación Judicial y la fiscal Giselle Rivera, encargada del caso, actuaron bien en la investigación, y no es que no quisieran ir más allá, sino que trabajaron con los elementos que tenían. “_Desgraciadamente como en todo, el tiempo se encarga de borrar pruebas, y hace que uno mismo se olvide del detalles de las cosas_”, comentó López, quien dijo lo traumático que fue en su vida personal la muerte de Medina.
__________________________________________________________

Parmenio Medina: Calvo fue presa fácil de manipuladores

William Vargas para Semanario Universidad, publicado en 2001
Semana del 06 al 12 de julio del 2001. Año VII, Edición 262
Última entrevista dada por Parmenio Medina

Hay sectores corruptos en la Iglesia Católica. El padre Minor Calvo podría crear una secta. “La Patada“ podría llegar pronto a su fin.

Sacerdotes que se dejan seducir por el poder, obispos que no sancionan, ganancias de grupos empresariales y denuncias de corrupción, son algunos temas tratados con el comentarista Parmenio Medina en una extensa entrevista realizada por este Semanario.

Las denuncias que inició Parmenio Medina Pérez en su programa radiofónico “La Patada“ en octubre de 1999 relacionadas con irregularidades en el manejo de dinero en Radio María de Guadalupe, destaparon uno de los escándalos eclesiásticos más importantes en el país.

Ese programa semanal que está al aire desde hace 28 años, se caracteriza por divulgar hechos de actualidad de manera humorística, pero fielmente documentados.

La investigación de Medina en este caso ha durado año y medio y sus afirmaciones llevaron a la Iglesia Católica a cerrar una emisora e impedir la aparición pública de un sacerdote. Ello despertó grandes inquietudes sobre supuestos actos de corrupción al interior de la Iglesia.

De regreso en el país, tras una semana de vacaciones, Parmenio Medina accedió a conversar con UNIVERSIDAD el pasado 2 de julio en su casa de habitación.

¿Cómo y por qué Ud. difundió en La Patada la investigación sobre Radio María y los negocios del sacerdote Minor Calvo?

– Nunca he creído en la honestidad del Padre Minor. Desde sus primeros programas en la televisión y en la radio me dio la impresión de que era un demagogo y que navegaba en varias aguas. Cuando creó Radio María las sospechas aumentaron, lo mismo que el interés por investigar sus acciones.

Luego de una llamada anónima, una mujer me ofreció documentos financieros de Radio María. Me los dejaron en Monumental y empecé a analizarlos; un contador público me dijo que tenían datos importantes.

Pedí una cita con el Arzobispo de San José, Monseñor Arrieta, para consultarlo sobre los documentos y él me dijo que él también los conocía. Cuando Arrieta me confirmó la validez de los papeles, abordé el tema en el programa en octubre de 1999.

Conforme avanzó la investigación, apareció con mayor frecuencia la vinculación de Omar Chávez con los negocios del cura y con la radio. Chávez financió el inicio de la emisora y el cura se relacionó con él sin conocer quién era.

Sin embargo, en los programas de “La Patada” queda la impresión de que detrás del negocio con Radio María había un grupo de personas encabezado por Chávez…

-Según la información que obtuve del Ministerio de Seguridad, Chávez tenía demandas judiciales y civiles por incumplimiento de pagos.

Aparece como un empresario que trabaja con un grupo de abogados relacionados con la compra de propiedades y negocios muy diversos. Por ejemplo, Chávez estuvo vinculado con la compra de una propiedad a un coreano con quien se comprometió a pagar sus deudas pero que al final no canceló; se abrió una causa penal por ese hecho.

Se ha mencionado que un grupo empresarial italiano estuvo interesado también en invertir en la radio.

– Eso no se ha confirmado pero podría ser que algún grupo de inversionistas italianos, que en el pasado pretendieron donar recursos a municipios, estuvieran interesados en hacerlo en la radio, pero no se ha podido comprobar nada.

¿Qué movió a Minor a crear la emisora?

– El se desvive por aparecer en los medios de comunicación. Había intentado convertir canal 13 en una televisora católica y pretendió luego tener su espacio en canal 11. Sin embargo, esas opciones no se concretaron.

Entonces Omar Chávez negocia con Marco Muñoz, el dueño de la frecuencia, y contacta a éste con Minor. Realizan varios contratos con los cuales quien más se beneficia es Chávez.

La radio fue adquirida hace un mes por empresarios locales, pero parte del dinero, según han admitido, proviene de un empresario de origen israelí que reside en Panamá.

– Tengo la impresión de que se trata de las mismas personas que prestaron antes el dinero al padre. Me parece que es el mismo grupo del que he hablado en esta entrevista.

Por todo lo que dice, queda la impresión de que a su juicio Calvo ha sido utilizado…

– Calvo se enredó por su afán protagónico y su apego al dinero. Por eso fue presa fácil de este grupo empresarial que lo utilizó.

¿Cómo califica la actuación de Monseñor Arrieta en lo relacionado con la radio?

– Arrieta se dejó rodar por el cura, lo toleró y siempre confió en él. Al final, mientras Calvo se comprometía a obedecer las decisiones del obispo, a la vez formaba sociedades en Costa Rica y Panamá para adquirir la radio.

Arrieta tiene la responsabilidad de llamarlo al orden, pero quizá no actúa porque entre ambos se cuidan secretos.

En varias ocasiones yo me reuní con el obispo para mostrarle los documentos y en diversas llamadas telefónicas le pedí que actuara porque había problemas en el manejo de recursos.

El obispo incluso desoyó el análisis que la misma iglesia hizo en octubre de 1999. Esa vez, un grupo de sacerdotes detectó problemas pastorales en el manejo de la radio y pidieron la acción del obispo, pero nunca se dio.

Un año después, en noviembre pasado, el obispo me dijo que en marzo el cura entregaría la radio a la Iglesia.

Como eso no se dio, hablé de nuevo con el obispo y él me dijo que el sacerdote no le había dado informes financieros y que tampoco había trasladado la radio a las temporalidades de la Iglesia. Pese a que el cura lo ha engañado, el obispo no lo ha sancionado como corresponde. Por eso desde abril empecé de nuevo con el tema en el programa.

¿A su juicio hay corrupción en algunos sectores de la iglesia?

-Soy creyente pero no practicante. Después de todo lo que he investigado no me cabe duda de que en algunos sectores de la Iglesia Católica hay serios problemas de corrupción, porque las anomalías no solo se han presentado con Radio María.

¿Continuará “La Patada” tratando el caso del Padre?

– No. Pese a que solo se ha publicado un 20% de todo lo investigado, el tema ya se cerró. Tengo que reconocer que mucha información me llegó por parte de personas que trabajaron con Calvo en la radio, pero que se decepcionaron de sus acciones.

En un futuro quizá publique un libro donde contaré todo lo que sé. En mi poder hay 50 horas de entrevistas grabadas y ocho expedientes con documentos muy valiosos.

A raíz de las denuncias, Monumental suspendió la emisión de “La Patada”, luego la Sala Constitucional la obligó a transmitir el programa. Sin embargo, el contrato con Monumental se vence pronto. ¿Qué pasará con el programa?

– No sé si el programa seguirá. Estoy cansado y pienso en la posibilidad de olvidarme de todo e irme a Chile o a Cuba e iniciar un nuevo proyecto. Si sigo con el espacio lo haré hasta que el cuerpo aguante.

¿Cuál es el futuro del padre?

-El cura no va a resistir la tentación de estar en el anonimato. El necesita aparecer en los medios de comunicación, a pesar de que la jerarquía de la Iglesia se lo impide.

Calvo se dio una vida de rey, tuvo un estilo de vida que no es fácil de mantener y ahora no tiene dinero. No me extrañaría que en las próximas semanas Calvo nos sorprenda con el anuncio que, sotana de lado, se va a trabajar en la radio.

FECHAS PARA RECORDAR

A continuación una síntesis de los hechos más relevantes en relación con Radio María y el programa radial “La Patada”.

– Octubre de 1999: La Patada emite un programa donde denuncia un informe contable con los gastos de Radio María.

-31 de octubre de 2000: En conferencia de prensa, el padre Calvo asegura que fue “víctima de ofensas y falsedades” en el programa La Patada emitido una semana antes, donde se informó que el cura fue encontrado en el Parque La Sabana en horas de la madrugada, en compañía de un menor de edad.

-28 de abril de 2001: Radio Monumental suspende la transmisión de “La Patada” hasta tanto no se eliminen las referencias de orden personal sobre el Calvo y monseñor Román Arrieta.

-30 de mayo de 2001: Cierre definitivo de Radio María por orden de la Conferencia Episcopal de Costa Rica.

-1 de junio de 2001: Protestas de seguidores del padre que exigen la apertura de la Radio.

-22 de junio de 2001: La Sala Constitucional falla a favor de Medina y ordena la transmisión de “La Patada” hasta la terminación del contrato en agosto próximo.

-26 de junio del 2001: En la frecuencia 100.3 donde funcionaba Radio María, inicia transmisiones “La paz del dial”, propiedad de la empresa El Papiro Inversiones Suramericanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>