100 años del Día Internacional de la Mujer

EN EL DIA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES
NADA QUE CELEBRAR, MUCHO POR QUÉ LUCHAR

Mañana 8 de marzo, se celebra un año más el Día Internacional de las Mujeres. Hace cien años millones de mujeres salieron a las calles en diversas ciudades del mundo, para protestar contra la discriminación de la mujer en un mundo dominado por el poder patriarcal y machista, y para exigir respeto a sus derechos políticos, sociales y laborales.

Cien años de lucha que se han traducido en avances significativos para las mujeres en muchas partes del mundo, pero que todavía están lejos de acabar con su subordinación y exclusión, en un mundo que se sigue resistiendo a cambiar prácticas culturales y estructuras de poder que promueven la discriminación y la violencia contra las mujeres.

Ser mujer sigue siendo vivir bajo la amenaza de diversas formas de opresión, discriminación y violencia. En muchos países los derechos de la mujer están permanentemente conculcados, en muchos otros asistimos a un retroceso. Por eso es necesario activar una lucha que no sólo concierne a las mujeres, que llama también a la conciencia de los hombres que se niegan a ser cómplices de esta vergüenza y de este crimen.

En Costa Rica este 8 de marzo no hay motivos para celebrar, y muchos para indignarse y protestar.

En el Frente Amplio compartimos y apoyamos las denuncias, preocupaciones y exigencias planteadas por la plataforma que reúne a diversas organizaciones de mujeres cuando dicen:

“En los últimos años vivimos en el país un vertiginoso retroceso en relación a nuestros derechos y algunos datos lo dejan claro:

– En lo que va de 2011 contamos ya al menos 9 femicidios, la mayor cifra de nuestra historia para un periodo similar.

– Las autoridades, en particular la señora Maureen Clarke Presidenta Ejecutiva del INAMU, minimizan este problema y no hay respuesta ni preocupación por esta escalada mortal: se han desmontado los programas contra la violencia en la CCSS y en la Policía.

– El hostigamiento sexual es tratado con ligereza por quienes deben combatirlo con más energía, las autoridades y a su cabeza el Ministro de Seguridad, José María Tijerino.

– Cumplimos 21 años desde que entró en vigencia la Ley de Igualdad Real y ésta aún no se aplica: son 21 años sin educación sexual, 21 años sin centros de cuido para niñas y niños, 21 años en que seguimos ganando menos que los hombres y seguimos siendo despedidas de los trabajos cuando estamos embarazadas

-Y son más de 500 años de ser usadas las mujeres como piezas políticas de los intereses de la jerarquía católica, con gobiernos más preocupados de perseguirnos, controlar nuestra sexualidad y coartar la libertad a la que todos los seres humanos tenemos derecho, que de defendernos de los abusos sexuales de curas y monjas.

Por eso, este 8 de Marzo no queremos escuchar más discursos huecos, ni promesas manipuladoras. Por eso las organizaciones feministas no iremos al acto oficial.

No queremos aplaudir a un gobierno que solo habla de mujeres por cálculo político. No queremos sonreír a unas autoridades a las que no les importan nuestros destinos. Y consideramos insultante que un 8 de marzo el INAMU ofrezca talleres de maquillaje en lugar de seguridad para nuestras vidas, nuestra integridad y nuestros derechos.

¡Exigimos el respeto y garantía de todos nuestros derechos. No más excusas, no más negligencia!

Convocamos a quienes compartan nuestra indignación y preocupación a sumarse al Acto reivindicativo de Conmemoración del 8 de Marzo de 2011: Nada que celebrar, mucho por qué luchar!!!”

El Frente Amplio se solidariza con este llamamiento e invita a todas las compañeras y compañeros al acto que se realizará mañana 8 de marzo,a partir de las 9:30 de la mañana en el Parque Morazán de San José.

Comité Ejecutivo Nacional, Partido Frente Amplio
_________________________________________________

UN ABRAZO CON MUCHO CARIÑO A LAS MUJERES DEL MUNDO
CERCANAS Y LEJANAS, A LAS QUE ESTAN ACA Y A LAS QUE YA PARTIERAON A LA GRAN NUBE DE TESTIGOS
EJEMPLO TODAS EN EL LARGO CAMINO DE LA EMANCIPACION

En recuerdo de aquel 8 de marzo de 1908, cuando 128 obreras textiles de la fábrica Cotton de Nueva York fueron quemadas vivas en un incendio provocado por su empleador. Reclamaban jornadas de 8 horas, descanso dominical e igual trabajo por igual salario.

Un siglo de la declaración del Día Internacional de las Mujeres, propuesto en 1910 por Clara Zetkin, durante la II Conferencia Internacional de las Mujeres Socialistas, realizada en Copenhague (Dinamarca).

HOY como AYER las MUJERES EXIGEN emancipación

“LA LUCHA CONTINUA LA VICTORIA ES CIERTA”

Mario Bello

_________________________________________________

¿Hay alguna diferencia con otro ocho de marzo?

Giovanni Beluche V.
8 de marzo de 2011

Amubri, noviembre de 2010
Hoy también amaneció lloviendo a cántaros, la cordillera arriba está cubierta por una densa neblina que no deja ver las puntas de los cerros. Vera ha puesto el aguadulce sobre el fogón de leña para calentar el estómago de sus tres hijas y de su hijito de 10 meses. El cielo se ha roto, ya son cuatro días seguidos y no para de llover. Piensa en su marido Francisco, quien salió hace una semana a trabajar en una piñera de Siquirres. Hoy Vera debe bajar al playón a dejar los cinco racimos de plátano porque entra el intermediario, el río está crecido, pero hay que cruzarlo como sea porque necesita las monedas que obtendrá para comprar las sandalias que sus niñas requieren para ir a la escuela.

Su vida está llena de incertidumbres, no hay certeza de que el intermediario llegue, no tiene idea de cuánto le pagará por sus racimos, no está segura de que podrá cruzar el río, no sabe si sus chiquitas podrán seguir en la escuela. Su vida trascurre entre limitaciones y esperanzas. En Talamanca las mujeres no tienen tiempo para esperar que el clima mejore. Vera y sus hijas se echan los racimos de plátano al hombro y salen bajo la lluvia en busca del sustento. Las mujeres de Talamanca saben que una mujer es Presidenta, pero no han notado ninguna diferencia.

San José, enero de 2011
Vicenta trabaja desde hace cinco años como empleada doméstica de una familia acaudalada que vive en Escazú. Su salario no llega ni al mínimo establecido por ley, ella lo sabe porque se lo comentó una amiga nicaragüense que participa de la asociación de trabajadoras domésticas. La jornada de Vicenta empieza a las cuatro y media de la mañana, una hora antes de que los hijos adolescentes de su patrona se levanten para ir al colegio privado más caro de la localidad. Su día laboral termina a las nueve y media de la noche, después de lavar platos y cubiertos de la cena de la familia. Su patrona siempre le dice que debe estar agradecida, porque le dan casa y comida, además del salario.

Una mañana escuchó, en un programa de radio, que en Costa Rica se había establecido que la jornada de trabajo de las empleadas domésticas no podía superar las ocho horas al día. Ante la negativa de su patrona de ajustar su jornada y pagarle el salario mínimo, Vicenta fingió que iba al centro de salud y se fue al Ministerio de Trabajo. Como llegó a las 9:00 a.m. no la atendieron, le dijo un funcionario que las citas para ese día se habían agotado y que tendría que llegar a las cinco de la mañana, hacer la fila afuera del edificio, para tratar de que le toque una ficha. Vicenta se retiró decepcionada, pensó, de qué sirve tener una Presidenta si las cosas siguen igual para nosotras.

Alajuela, marzo de 2011
Cristina tiene 25 años de edad, trabaja como maestra en una escuela de barrio. Con su salario intenta mantener a sus dos niños pequeños, pues su ex marido se borró del mapa llevándose consigo la responsabilidad por los güilas. Como muchas mujeres, Cristina tiene la fuerza de una leona y además de trabajar duro estudia en las noches en la UTN. Ayer el doctor del EBAIS le notificó que debe verse urgentemente con un ginecólogo, pues le encontraron unos quistes en el útero que podrían ser malignos. Cristina salió corriendo al hospital de la CCSS y le dieron cita con el especialista para dentro de un año y medio. Volvió a casa pensando qué sería de sus chiquitos si ella llegara a faltarles. Entre tantas dudas que llenaron su cabeza, hubo una que se imponía: de qué sirve tener una Presidenta si para las mujeres todo sigue igual.

Dedicado a Vera, Vicenta y Cristina, herederas de la fuerza de las obreras de Chicago. Con ustedes renace cada día el vuelo de las mariposas.

_________________________________________________

Defender y promover los servicios públicos en aras de la igualdad y la paz

Celebración del Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo de 2011

Internacional de Servicios Públicos, ISP

Este año los miembros de la Internacional de Servicios Públicos celebran el Día Internacional de la Mujer con un marcado sentimiento general de determinación a fin de lograr cambios rápidos que permitan a las mujeres y a sus familias vivir en un mundo mejor. Desde El Cairo, en Egipto, hasta Wisconsin, en los Estados Unidos de América, las mujeres y los hombres se están movilizando para reclamar el respeto de sus derechos y libertades fundamentales: el derecho a la libertad de expresión, el derecho a sindicarse, el derecho a la negociación colectiva, el derecho a una vida digna.

Los servicios públicos, que constituyen una base fundamental para el empoderamiento de la mujer y la igualdad de género, además de crear sociedades pacíficas, justas y sostenibles, se están recortando, privatizando y externalizando. En Europa y América del Norte se han introducido medidas de austeridad con el pretexto de reducir déficits presupuestarios.

Kuini Lutua, la Presidenta del Comité Mundial de Mujeres de la ISP, recalca que “la inversión en servicios públicos de calidad es una inversión en las generaciones presentes y futuras de mujeres y niñas, y en el conjunto de la humanidad. Es una inversión en el desarrollo. Es una inversión en la democracia. Es una inversión en la justicia y, en última instancia, una inversión en la paz”.

“Las mujeres forman parte de las personas más afectadas por los recortes de los servicios públicos”, dice. “Las mujeres son quienes ocupan más puestos precarios; las mujeres son quienes asumen la mayoría de las responsabilidades familiares y sociales; las mujeres son quienes vives con sueldos inferiores o en situaciones de pobreza extrema”.

Lutua señala que existe una sensación general de “ira porque las mujeres tienen que pagar por los fracasos políticos de los gobiernos del mundo. Ira porque los ciudadanos comunes están pagando el precio de la codicia de los banqueros. Ira por la falta de empleo decente, sobre todo para los jóvenes. Ira porque las victorias que tanto ha costado alcanzar en materia de igualdad de género se están erosionando a gran velocidad”.

El Secretario General de la ISP, Peter Waldorff, añade que “en el Norte de África y en Oriente Medio, el hecho de que los gobiernos no invirtieran en los ciudadanos ni en los servicios públicos de calidad, no crearan trabajo decente, ni promovieran la igualdad de oportunidades para todos, ha desembocado en esta ola creciente de levantamientos. Se trata de acciones en las que mujeres y hombres, jóvenes y mayores, se alzan firmemente en nombre del cambio. Los gobiernos de todo el mundo deben prestar atención a estas peticiones urgentes de cambio. Ha llegado la hora de invertir en las personas, en los servicios públicos de calidad, y en la igualdad. Y esa hora es ahora”.

Cien años después de su primera celebración, el 8 de marzo se ha convertido en una fecha destacada del calendario mundial. Se organizan anualmente miles de actividades en el mundo entero para celebrar los numerosos logros y victorias alcanzados por las mujeres a lo largo de los años.

“El 8 de marzo de 2011 nos ofrece una oportunidad de proseguir nuestros esfuerzos, nuestro movimiento, a fin de satisfacer nuestras exigencias”, dice Lutua.

Los miembros de la ISP que se encuentran en Nueva York para el período de sesiones de este año de la Comisn de las Naciones Unidas sobre la Condición Social y Jurídica de la Mujer también agradecen el mensaje de Michelle Bachelet, la Directora de la nueva Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad entre los Géneros y el Empoderamiento de la Mujer, quien afirma tajantemente que “la igualdad de género debe convertirse en una realidad viva”.

__________________________________
La Internacional de Servicios Públicos (ISP) es una federación sindical internacional que agrupa a 650 sindicatos afiliados en 148 países. Representa a 20 millones de mujeres y hombres que prestan servicios públicos en todo el mundo. La ISP es una organización no gubernamental independiente. Actúa en cooperación con las federaciones representativas de trabajadores/as de otros sectores económicos y con la Confederación Sindical Internacional (CSI). La ISP representa oficialmente a los trabajadores/as del sector público ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Tiene estatus consultivo ante el ECOSOC y estatus de observador ante otras organizaciones como la UNCTAD y la OMC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>