Criminalización de los y las Defensoras de Derechos Humanos en centroamérica

MARCO GENERAL

En Costa Rica, al igual que muchos países de América Latina los Movimientos Sociales y los Defensores de Derechos Humanos, somos portadores de numerosas iniciativas de carácter alternativo, que no encuentran espacio y que por sus características propias, enfrentan y confrontan los Planes y Programas impuestos por las élites y grupos dominantes, como por ejemplo a nivel Mesoamericano: el Plan Puebla Panamá, los Tratados de Libre Comercio (TLC – EU y UE) y los Acuerdos Regionales de Seguridad para la implementación de estas políticas, que en lo fundamental están vinculadas a la promoción y el fortalecimiento de las grandes empresas, sus negocios y sus ganancias económico – financieras y comerciales.

En esta (llamada) “globalización” – en mesoamérica – se fortalece la tendencia global que profundiza desigualdades sociales, aumento de migraciones, empobrecimiento y desempleo, depredación ambiental, mayor fractura del tejido social – cultural, tanto en zonas rurales como urbanas y se hacen mucho más pesadas para los pueblos indígenas.

Las respuestas por parte del Estado, son políticas estructurales impuestas y como tales injustas y violentas, como son: la desregulación de las leyes laborales, la privatización y / ó venta de activos y servicios públicos estratégicos, el despido o desmovilización laboral de miles de empleados públicos, la promoción de monocultivos extensivos e intensivos que contaminan el agua y depredan el ambiente ( piñeras – bananeras – cítricos – plantas ornamentales, etc. ), todo en detrimento de los modelos tradicionales, propios y productivos de la sociedad costarricense, a la que no se le consulta ni se le informa de los impactos y consecuencias de dichos Planes, Programas y Políticas. Esta violencia sistémica, cruza el ámbito familiar, escolar, institucional y social. Las confrontaciones por el acceso a los derechos fundamentales, en los distintos niveles, se hacen cada vez más seguidas, y las salidas ó “soluciones” a estos conflictos adquieren mayores niveles de violencia.

Esta confrontación en las propuestas de sociedad, lleva al aumento de las movilizaciones y Acciones Directas, como respuestas a la violación de Derechos Humanos de personas, sectores y poblaciones. Así los líderes de estos grupos y movimientos, históricamente han sido silenciados, y, cada vez más perseguidos, reprimidos, criminalizados, judicializados y hasta encarcelados por parte del Estado en sus distintas instancias.
Pasaremos a relatar de manera resumida algunos de los casos más emblemáticos, que dan muestra de la situación que enfrentan los y las Defensores /as de los DDHH en Costa Rica.

Informe completo en ARCHIVOS ADJUNTOS en la columna derecha

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>