“Los muelles de Limón deben quedar en manos del Estado”

Trabajadores Unidos Sindicales (T.U.S.) es la otra agrupación que busca contar con el aval de los trabajadores de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) para mantenerse al frente del Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap).

Este es el grupo que actualmente ocupa la cúpula y espera la reelección, que de alcanzar el objetivo, el cambio del modelo de gestión en los muelles de Limón y Moín no se daría, pues la agrupación está en contra. A su criterio, el modelo se traduce en una pérdida y cierre de fuentes de empleo.

T.U.S. apunta a la modernización y fortalecimiento de los puertos con recursos del Estado, recursos que la administración reconoce que no tiene, por lo que de no darse la concesión de las obras actuales, la institución se vería sumida en una reorganización en la que serían despedidos unos 500 trabajadores.

En entrevista con la subgerente gerente general de DIARIO EXTRA, Iary Gómez, y las subdirectoras del medio, Marcela Villalobos y Paola Hernández, la agrupación expuso las razones por las cuales busca la reelección.

El próximo 21 de enero se realizará la asamblea de trabajadores de Sintrajap, en la que se definirá el futuro de los muelles limonenses.

¿Cómo está el ambiente con los trabajadores para las elecciones del próximo viernes?
-Ronaldo Blear: Esto hay que decirlo con toda la contundencia y humildad del mundo, hay un candidato oficial de los trabajadores, como es el caso mío y un candidato oficial del gobierno.

Es impresionante ver que los trabajadores han entendido que por más cruda que sea la situación, se les ha dicho la verdad y no hemos andado con promesas falsas.

Por eso es que nos hemos ganado el respeto y la confianza de los trabajadores. La posición nuestra ha sido contundente y le hemos demostrado a los empleados que pueden confiar en nosotros.

Percibimos un apoyo extraordinario y sin duda esa expresión de cariño de los trabajadores se va a convertir en votos y se le mandará un mensaje directo a la señora Presidenta de la República, quien ha incumplido su promesa de reunirse con Sintrajap y que no ha tenido la amabilidad de llamarnos, pese a que les hemos mandado tres cartas directamente a ella.

¿Temen ustedes algún sabotaje en las elecciones de Sintrajap?
-Liroy Pérez: Nosotros esperamos cualquier cosa.

-José Luis Castillo: Pero no será tan fácil como la vez pasada, primero porque les conocemos el modus operandi y sabemos cómo actúan.

¿A la Asamblea fueron invitados representantes de la OIT?
-Castillo: Los hemos invitado y esperamos que asistan. También hemos invitado a diputados, a otras organizaciones y autoridades…

¿Han solicitado la ayuda de la Fuerza Pública?
-Pérez: Prevemos una fiesta democrática y electoral y por lo general le solicitamos a la Fuerza Pública nos faciliten algunos oficiales para garantizar la transparencia, porque no hay nada que ocultar.

-Blear: El mensaje que se les está dando a los trabajadores es que participen en la unión, pues vamos a dar un ejemplo de democracia participativa, en la que se respetan los derechos laborales y la autonomía sindical.

Queremos, de una vez por todas, que el país, la prensa y en especial Casa Presidencial queden dos asuntos claros. Uno, hay democracia sindical en la que existe la libre expresión de los trabajadores y no, como se dice, que hay coacción. La segunda es que de una vez, la presidenta Laura Chinchilla entienda que definitivamente lo que quieren los empleados es estabilidad laboral, quieren su institución y que exigen políticas claras y directas en materia portuaria.

Se ha dado toda una discusión con respecto a los suplentes, al punto que se ha indicado que quienes que, sin tener una continuidad laboral periódica, votarán…

-Pérez: En estos momentos hay alrededor de 1.520 empleados y el estatuto es muy claro al indicar que tienen derecho a votar quienes estén afiliados al Sindicato.

Las únicas razones por las cuales no podrían votar son si se desafilian del Sindicato, que fallezcan o que salgan definitivamente de la institución, ya sea porque fueron despedidos, por pensión o suspensión.

En el caso de prisión, dependiendo de la situación puede votar, no se le suspende el derecho.

-Castillo: El sindicato es una organización legalmente constituida y privada. Rodrigo Arias hacia abajo, entre ellos Allan Hidalgo, presidente ejecutivo de Japdeva, Francisco Jiménez, Marco Vargas han querido convencer al país y a los trabajadores que solo pueden participar los que tengan plaza fija en Japdeva y eso es un absurdo.

¿Cómo vislumbran la modernización de los muelles? Este es un aspecto que se ha analizado de manera reiterada y que ha estado en discusión incluso en la negociación de la convención colectiva…

-Castillo: Creemos en la modernización, en hacer más muelles, en contar con más y mejores equipos, eso es modernizar, es hacer algo moderno.

La idea que se ha vendido es que modernizar es privatizar y que privatizar es sinónimo de modernizar y eso no es así. Es una aberración del lenguaje. Modernización no es sinónimo de concesión ni privatización.

(…) Los usurpadores del sindicato firmaron un documento en el que se anulaba el artículo 129 en el que se especifica que si un nuevo patrono asumía las funciones de Japdeva, debe aceptar toda convención y derechos laborales existentes.

El gobierno necesita la convención colectiva como un instrumento para hacer legal lo ilegal. Los puertos de Limón no se pueden concesionar y en eso la ley es muy clara.

¿Por qué si la misma Constitución Política de Costa Rica prohíbe la concesión, ellos insisten en hacerlo?
¿Qué propuestas llevan para las elecciones de la junta directiva de Sintrajap?

-Blear: A partir del 21 de enero, esperando que los trabajadores nos reelijan como sus representantes, estamos fijando metas concretas.

Es impostergable la modernización de los muelles. Es importante que quede en manos del Estado costarricense como debe ser, donde está por hoy, la única puerta de entrada al país, porque la del Pacífico la entregaron a extranjeros.

Impulsaremos que ya no se cobre solo $9 por cada contenedor en Moín, mientras que en Limón la cuota es de $95. La diferencia es que en el primero no hay equipo.

Esto es ridículo como el endeudamiento que tiene Japdeva. La ley permite que la Junta solo se pueda endeudar por ¢1 millón, lo cual es risible.

Queremos que por vía bancaria nacional nos autoricen poner grúas pórticas Fox Panamax para operar grandes equipos.

Fuente: Diario Extra
Krissia Morris Gray
Fotos: Marcos Valderrama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>