Paz social, democracia y concertación

San José, 28 de febrero del 2006.

S.G. 05-07-0424-06

Licenciado
Andrés Borrasé Sanou
Director
La Prensa Libre
Su Despacho

Estimado señor:

Reciba nuestros respetuosos saludos y los de la Junta Directiva Nacional, de esta organización sindical que nos honramos en representar.

En la página editorial del prestigioso diario bajo su digna conducción, publicada el pasado lunes 27 de febrero, se hace alusión directa a nuestras personas y organización sindical; por lo tanto, solicitamos el derecho de respuesta conforme al ordenamiento jurídico nacional. En todo caso, aunque no compartamos lo ahí anotado, lo consideramos y lo recibimos, como propio del debate, tan ausente y debilitado en nuestra democracia.

Muchas gracias don Andrés, por hacernos partícipes de este urgente y necesario debate. Seguidamente exponemos nuestras consideraciones.

PAZ SOCIAL, DEMOCRACIA Y CONCERTACIÓN

Concertación sin condicionamientos. Con este título, La Prensa Libre editorializa el pasado lunes 27 de febrero, refiriéndose, a las resoluciones acordadas en el seno del Consejo Consultivo Nacional de la ANEP, celebrado el viernes 24 de febrero, en el Auditorio de la Conferencia Episcopal de Costa Rica.

Apunta el editorialista que lo positivo de nuestra propuesta, radica en que cambiamos de criterio, con relación a reconocer la candidatura del Dr. Oscar Arias Sánchez, “porque es clarísimo que está a derecho…Les costó entender cosa tan sencilla”, acota de forma despreciativa el editorialista.

Y lleva razón, puesto que aún no entendemos cómo la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, el máximo tribunal de la república, cambió de criterio en un corto período de tiempo, en un tema tan profundo y polémico, política y jurídicamente, como lo es el de la reelección presidencial.
Pero al que sí no le costó entender, por lo visto, fue al propio don Oscar Arias Sánchez, quien el jueves dos de diciembre de 1999, en el periódico La Nación, afirmó refiriéndose a la reelección presidencial “que no, que el único camino es una reforma constitucional en la Asamblea Legislativa. La Sala Constitucional nada tiene que ver en esto; sería una actitud antidemocrática tocar las puertas del poder judicial”. Por lo visto, el Sr. Arias Sánchez entendió y la “actitud antidemocrática” de la Sala IV, le cayo como anillo al dedo. Así cualquiera entiende, ¿o no?…

De seguido, el distinguido editorialista nos repudia que, por un lado, pidamos una concertación nacional, con el nuevo Gobierno y que, por el otro, pongamos como condición desechar el actual TLC.

Creíamos en ANEP que, planteando la construcción de un gran acuerdo nacional, que reúna nuevamente a la familia costarricense por la senda del desarrollo, la democracia y la solidaridad humana, estábamos aportando al necesario debate que reclama la sociedad costarricense. Reclamo que quedó impreso en las urnas con el empate técnico entre las dos tendencias más votadas en las recientes elecciones. En una acera, la tendencia del capitalismo salvaje, neoliberal, representada en el candidato Arias Sánchez; y, en el otro, la tendencia de un capitalismo moderado, con respeto a la solidaridad, al desarrollo humano, representada a nuestro juicio por el candidato Solís Fallas.

Partíamos de este necesario debate para la concertación nacional, toda vez que en el escrutinio electoral, quedó plasmado ese empate técnico entre dos modelos de Estado, dos visiones de país, excluyentes la una de la otra. Tenemos, por tanto, que cualquiera de las dos visiones que se quiera imponer, sin considerar el consenso de la otra, estaría tácita e irremediablemente, convocando a la confrontación social.

Entendemos que si este TLC es la bomba de tiempo que provoca y convoca a la confrontación, pues lo más lógico, razonable prudente y atendiendo el mandato estampado en las urnas, es proceder a su desactivación; de tal suerte que ambas visiones de país, sin amenazas latentes, tengamos la serenidad y la confianza, para sentarnos a diseñar un modelo de desarrollo en el cual el comercio, la producción y el mercado, estén al servicio de toda la sociedad; sin las vergonzantes exclusiones y bolsones de extrema pobreza que ha procreado el modelo neoliberal, así como deteniendo la creciente pauperización de la otrora boyante clase media, baluarte de la estabilidad democrática.
Sobre la calidad de los servicios públicos, consideramos que es un insulto que se nos endilgue a nosotros, como líderes sindicales y a los servidores públicos, en general, la mala calidad de muchos servicios. Sólo eso nos faltaba. Ahora nosotros somos los chivos expiatorios, del saqueo y desmantelamiento de que ha sido victima la institucionalidad en manos de los gobiernos neoliberales del PLUSC.

Desde luego que compartimos plenamente la aspiración por el rescate de la constitucionalidad. Devolverle al pueblo sus instituciones democráticas, debe ser parte fundamental de una agenda para la construcción de un nuevo pacto social. ¡Gracias don Andrés Borrasé Sanou, gracias al periódico La Prensa Libre, por abrirnos las puertas para ser partícipes de este urgente y necesario debate nacional. La salud de nuestra democracia hace rato lo reclama.

Cordialmente,

Albino Vargas Barrantes
Secretario General

Edgar Morales Quesada
Secretario General Adjunto

cc.: Junta Directiva Nacional ANEP.
cc.: Directorio del Consejo Consultivo Nacional ANEP.
cc.: Juntas Directivas Seccionales de ANEP.
cc.: Archivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>