Sintrajap: Triunfo del pueblo costarricense y desagravio al Movimiento Sindical

Esa tarde, los trabajadores y trabajadoras de JAPDEVA, afiliados a SINTRAJAP, celebraban prematuramente el contundente triunfo de la papeleta No 1.

Apenas se conocía el resultado de la primera mesa de votaciones, cuando la tendencia encabezada por Ronaldo Blear, actual presidente del sindicato que defiende y propone la alternativa viable, para la modernización de los muelles de Limón, en manos del Estado Costarricense; estalló en júbilo.

De la otra tendencia, apenas quedaban algunas personas luciendo lujosas camisetas, dando muestras del poder económico que la financió y que tenía como mandato oficial del Gobierno, destronar la actual dirigencia, a la cual el gobierno de los Arias persiguió, cual si fueran enemigos de la patria.

Cabe resaltar, que desde que asumió al poder el binomio Arias Sánchez, el Estado Costarricense desata una arremetida voraz contra el movimiento sindical clasista, peor que la del 48 y la exacerba con mayor contundencia, luego del asalto al sufragio perpetrado por los gobernantes de turno y los medios de comunicación al servicio de la oligarquía criolla, en el referéndum del TLC.

A partir de ahí, era mandato oficial dirigir todas las baterías contra el movimiento sindical, por ser éste, el que demostró mayor capacidad para organizar la lucha contra el TLC y el que, de manera directa o indirecta, aportó mayores recursos para fortalecer la lucha popular, que marcó un antes y un después en el ámbito nacional. Con el fraude mediático, pasó el TLC, pero su aplicación estaba sujeta a la aprobación de la Agenda de Implementación y de seguro, la piedra en el zapato sería nuevamente la organización sindical.

Así las cosas, la prensa vendida al mejor pagador, se encargaría de hacer el trabajo de desprestigio contra los dirigentes honestos; y el Gobierno, desde el Ministerio de Trabajo, el de poner fuera de ley las dirigencias incómodas.

La estrategia se visualiza con toda claridad, cuando el gobierno despoja a SINTRAJAP de su dirigencia electa democráticamente en Asamblea General, para poner en su lugar, otra que compartiera a pie juntillas, el modelo de “desarrollo” neoliberal, basado en la concentración de capital y la concesión de obra pública; en este caso, la entregar los puertos a las grandes transnacionales.

El ataque a los sindicatos para imponer el terror oficial, fue harto difundido, el país conoció de la persecución contra los dirigentes que se oponían a la entrega del patrimonio nacional, de las amenazas para sacar con la fuerza pública, a los dirigentes sindicales que tomaron el edificio de Ministerio de Trabajo, en un acto de resistencia pacífica para exigir respeto a la autonomía sindical, por último; el Gobierno con su “ejercito fantasma”, desaloja a los dirigentes de SINTRJAP de su sede oficial, para instalar allí, la dirigencia proclive a la privatización.

Desagravio:

La asamblea de SINTRAJAP, la podemos calificar como el mayor acto de desagravio que recibe el movimiento sindical en los últimos años, el triunfo de la tendencia que defiende la modernización en manos del Estado, evidencia la enorme capacidad que tiene nuestra fuerza laboral, para frenar las ambiciones de los politiqueros de oficio, es un tapabocas a los medios de comunicación que se desgañitaron propalando infundios contra los dirigentes honestos y una muestra del poder de los sindicatos clasistas, que cerraron filas junto a SINTRJAP, para no permitir la intromisión del Gobierno, en la dirección de las organizaciones sindicales.

Esta asamblea demuestra que los dirigentes sindicales, que tanto critican los facinerosos y amanuenses de la oligarquía nacional, fueron patriotas e inteligentes, al prever lo que se le venía a nuestro pueblo con el modelo neoliberal, con visión a futuro firmaron una convención colectiva que le dio al sindicato, el poder de decisión ante la avaricia de este Gobierno (que sigue siendo de los Arias), para decirle no a la concesión de los Puertos de Limón.

Esa visión va más allá de lo previsto, puesto que en el peor de los casos, para infortunio de nuestro pueblo, desde que los Arias pensaron vender los puertos, ya estaban comprometidos con los trabajadores de JAPDEVA, para disque comprarles lo que no era de ellos, mediante el chantaje de $137 millones como indemnización, una pensión juvenil y prestaciones de ley con el reconocimiento de todos los años de servicio en algunos casos. Una verdadera ganga para los trabajadores desorganizados, no así para los de SINTRAJAP.

La pregunta es; ¿porque los Arias con todo su poder y su ambición perversa, su ego y su prepotencia hegemónica, tienen que transar con el sindicato para vender los puertos, porqué no actuaron como en Autopista del Sol, Aeropuerto Juan Santamaría, Crucitas y otros etcéteras, donde no hay sindicatos, para imponer su ley? La respuesta es clara, el sindicato es un verdadero poder en la democracia participativa.

Las elecciones de SINTRAJAP, nos deben servir de ejemplo para fortalecer la gestión sindical unitaria, proactiva, propositiva, beligerante, comprometida con los movimientos sociales, la defensa de un modelo de economía integral que promueva la distribución equitativa de la riqueza social y defienda el patrimonio nacional, en síntesis, la gestión sindical de acción clasista.

Freddy Solórzano Jiménez
Dirigente sindical, de los trabajadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>