¿Miedo? Sí… mucho

* Profesor Universitario

El diputado Fernando Sánchez ha manifestado públicamente su temor a llamar por teléfono y otras actividades de su cotidiano actuar, al denunciar la forma “espuria” en que fue obtenido un documento de su correspondencia “privada” que ahora es de uso público. De igual forma, el Vicepresidente Casas ha manifestado su dosis de miedo al no querer hablar del tema, argumentando que tiene_ “el derecho fundamental, tutelado constitucionalmente, de que lo privado permanezca en lo privado”._

El diputado Merino del Río no ha dejado duda alguna de su cuotita de miedo al afirmar que “Un vicepresidente y un diputado presentan una estrategia que es realmente un plan delictivo”.

Al ser las 3:20 am del día 08 de setiembre y ante la imposibilidad de dormir (cosa rarísima en mi vida), me he dispuesto a escribir este artículo, pues estoy convencido que mi dosis de miedo me está haciendo temblar más que el frío de esta madrugada cartaginesa.

Lo acepto, tengo mucho miedo. Le temo a la incertidumbre de la vida y de la muerte, a la pérdida de valores paulatina en que ha caído nuestra sociedad, a la falta de compromiso que observo día a día en mis estudiantes, a la deformación y al desestímulo por el aprendizaje que se manifiesta en la escuela, colegio y universidad pero ante todo en la familia y no puedo evitar temer a la facilidad con que las nuevas generaciones se “estupidizan” con la oferta televisiva, radial y escrita.

Temo demasiado a la fragilidad que está alcanzando nuestra democracia, a la vulnerabilidad y poca oportunidad de nuestro sistema de justicia, a la renuncia que hace la gente por acceder de forma responsable y consciente a la información para tomar una decisión trascendental como la que tomaremos en menos de un mes.

Sin embargo; nada me había quitado el sueño y en consecuencia, nada me había dado tanto miedo como lo escrito en este famoso documento. He leído en detalle los 9 puntos que contiene el documento que me llegó y resuenan en mi mente y me llena de dudas cosas como las siguientes:

Punto 3:_ “Dictar un receso en la Asamblea Legislativa es clave para sacar a nuestros diputados –que son más que los de la oposición y que no enfrentan ninguna limitación para hacer campaña-…”_. ¿Pagado este receso con recursos públicos?

Punto 4: “…Hay que hacerlos responsables de cada cantón y transmitirles con toda crudeza, una idea muy simple: el alcalde que no gane su cantón el 7 de octubre, no va a recibir un cinco del gobierno en los próximos 3 años”. “… de ganar el referéndum depende que tengan posibilidades reales de seguir siendo regidores o de llegar a ser alcaldes o diputados” ¿Es esto democrático, oportuno y ético condicionar la libre aspiración de un ciudadano a cargos de elección popular?

Punto 6: ítem 1:, “…no hay que tener pudor alguno en saturar los medios de comunicación con publicidad” * ¿De dónde salen todos estos millones de colones despilfarrados en una campaña de pura publicidad y nada de argumentos?*

Punto 6: ítem 2: Titulado por los autores como Estimular el miedo.
“… utilizar casi exclusivamente trabajadores y pequeños empresarios y subirle muchísimo los decibeles y la presencia mediática y discursiva de la agenda social del gobierno” “… Aquí pareciera muy recomendable utilizar intensivamente testimoniales de gente muy sencilla y en situación precaria, que puede perder el empleo” ¿Usando en trabajadoras como lo de los anuncios de Sardimar y la empresa de trajes de San Pedro de Poás? ¿la presencia de don Fernando Zumbado durmiendo en precarios, las visitas del Presidente Arias a comunidades pobres, o interviniendo a caso para que la Sala Cuarta actuara tan impresionantemente rápido en resolver el tema del proyecto de vivienda de Oreamuno de Cartago?

“esta campaña ya dejó de ser racional y, en consecuencia, sobre el contenido del TLC. Así, el argumento de la defensa de la democracia es el único recurso que nos queda para movilizar la emoción de la gente que está a favor del TLC” …”nadie está dispuesta a “morir” por el libre comercio pero tal vez sí por la democracia” ¿Creen estos señores que los costarricenses no tenemos capacidad para pensar? Este punto además de miedo me ofende.

“Hay que restregar por todas partes la conexión del NO con Fidel, Chávez y Ortega…, es casi seguro de que puede tener un impacto considerable entre la gente más sencilla…” Siguen pensando en los costarricenses como personas incapaces.

“Hay tres preguntas que debemos sembrar en la mente de la gente, que pueden hacer que les tiemble el dedo si están pensando votar por el NO.” Sin comentarios.

Punto 7: “La documentación que hay que hacer es de 3 tipos: … La que siembre cizaña sobre los líderes, motivos, métodos, financiamiento y vínculos internacionales del NO.”

Punto 8: “Organizar un programa sistemático de visitas a las empresa por parte de altos funcionarios del gobierno” ¿Uso de recursos públicos? ¿No era que cuestionaban por eso a la Universidad de Costa Rica y al ITCR? ¿Cómo es eso de: para cubrirnos las espaldas de cara al TSE?

Creo que escribir esto me ha servido un poco de estimulante para el sueño, pero si me preguntan ¿si ha disminuido el miedo?, debo decirles que NO. Además de miedo, me llena de dolor el haber constatado la creatividad de dos adolescentes de la política nacional, funcionarios de alto rango, formados en prestigiosas universidades inglesas y sin lugar a dudas, con una carrera política “presidenciable”.

¿Es así como pinta el futuro ajedrez político? Hay razón de tener miedo…. SÍ mucho miedo.

Vuelva al artículo principal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>