A propósito del nuevo aumento salarial

Nuestro sindicato ANEP-HACIENDA ha venido observando que mediante “Comunicados Institucionales”, se han venido enviando informes mensuales sobre la recaudación de impuestos, intitulados “ Pulso de la Recaudación”, donde se refleja un incremento en el cobro de los impuestos. Por lo que consideramos que los funcionarios ( as ) hacendarios, pese a las limitaciones que se han establecido, como la eliminación de horas extras, la escasez de recurso humano y que éste no sea sustituido cuando las personas se pensionan o fallecen, acompañadas dichas falencias con la campaña agresiva y perversa desatada contra los empleados ( as ) públicos, han hecho su mejor esfuerzo y han dado la talla para lograr este aumento en la recolección de impuestos, sin embargo, esta buena disposición mostrada por los compañeros ( as ), contraria a las adversidades que enfrentan en sus entorno de trabajo, no se ve compensada ni motivada con aumentos salariales, que resulten dignos y decentes para resarcir lo más que se pueda la pérdida del poder adquisitivo de nuestros salarios, pues cuando se trata de realizar los aumentos salariales, se aducen cualquier tipo de razones, que el enganche médico, que el alto déficit fiscal, que no hay suficientes recursos etc. , adicionalmente para complicar aún más el panorama, el cálculo del aumento se hace tomando como referencia un Índice de Precios al Consumidor ( IPC ), completamente desfasado y sesgado, que proporciona un porcentaje de inflación totalmente desligado de la situación económica actual. Y para el próximo aumento salarial, los extremistas fiscalistas, ya pegaron el grito al cielo, reclamando insistentemente, por el atrevimiento, la osadía y el gran pecado cometido por este Gobierno en relación con el último aumento salarial y atemorizan, poniendo a la opinión pública en contra nuestra, por las graves consecuencias de carácter apocalíptico que se podrían dar si nos conceden un aumento salarial decoroso y parecido al que rige desde el 01 de enero.

Los que no han cumplido con su papel patriótico son los diputados, los cuales no aprueban y por el contrario obstaculizan y enredan cualquier intento de reforma fiscal, haciéndose cómplices de la sostenibilidad del robo de impuestos, del contrabando, del otorgamiento de exoneraciones millonarias y para que los grandes evasores mantengan sus posiciones de privilegio, sus grandes negocios y acrecienten su patrimonio, amparados a un sistema tributario injusto y altamente regresivo. La Sra. Marta Acosta, Contralora General de la República, aunque hay que reconocerle su buen tino al señalar que el déficit fiscal debe ser atacado no solamente por el lado de los gastos, sino que también deben darse las condiciones para que haya un aumento de los ingresos, creemos que cuando manifiesta que los disparadores del gasto son las remuneraciones y las pensiones, no es clara y contundente de dilucidar que estas remuneraciones se refieren a los altísimos salarios que se ganan unos pocos, como algunos puestos gerenciales de instituciones autónomas, de entidades financieras como los bancos estatales, magistrados y en el caso del pago de pensiones millonarias, podemos citar el caso de la magistrada que se pensionó y se le pagaron sus millonarias prestaciones legales, luego volvió a trabajar, solicitó el reajuste de su pensión que ahora le quedó en 8.5 millones y de nuevo el pago por sus prestaciones, ahora por 70 millones de colones ), o el reajuste del 30 % anual a las pensiones de los ex diputados. Estos aspectos unidos a la alta evasión fiscal en todas sus manifestaciones ( elusivas y evasivas ) y que ronda el 7.75 % del PIB, las exenciones por montos exorbitantes, los dineros mal invertidos como en el puente de La Platina, o los recursos sustraídos por corrupción y enriquecimiento ilícito como en el caso de La Trocha, son los causantes directos y de mayor peso en la magnitud del desajuste fiscal.

Por cierto, hablando de corrupción, año, vemos a policías, técnicos, profesionales y demás empleados públicos, haciendo la Declaración Jurada de Bienes, pero no hemos conocido de denuncias de sujetos que hayan sido detectados y llevados a los Tribunales por aumento de patrimonio no justificado, será que se hace necesario reformular y reestructurar este documento para que realmente sirva como instrumento de control y de descubrimiento de fraudes, pues en la forma actual en que se hace, para un número muy significativo de funcionarios ( as ) estatales resulta en una verdadera pérdida de tiempo y de recursos, quedando únicamente como archivo de papeles, lo cual además resulta ecológicamente perjudicial. Así que compañeros ( as ) preparémonos para la continuación de esta ofensiva en contra de los empleados públicos, que podría incluir recortes significativos en el presupuesto del 2016, debilitando los programas sociales, que favorecen a los grupos más necesitados de nuestro país y abarcando amenazas que conlleva la aprobación del salario único, con la consecuente supresión de los pluses salariales, como anualidades, prohibición, dedicación exclusiva etc, comprendiendo también posibles reestructuraciones, movilidades y despidos de funcionarios públicos.

ANEP-HACIENDA que no se diga que no lo advertimos a tiempo Por las reformas fiscales que necesita nuestro sistema tributario para hacerlo menos regresivo, más justo y que se haga sentir y respetar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>