AyA: Tiempos tormentosos en perspectiva

POSICIÓN OFICIAL DE LA ANEP ANTE LAS AUTORIADES INSTUCIONALES Y EL COLECTIVO LABORAL DEL A y A

Señores y señoras
Honorable Junta Directiva
Instituto Costarricense Acueductos y Alcantarillados (A y A)

Licenciado
Ricardo Sancho Chavarría
Presidente Ejecutivo
Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (A y A)
Su Despacho

MBA
Heibel Rodríguez Araya
Gerente General
Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (A y A)

Asunto: CUATRO TEMAS DE PRIMER ORDEN Y DE ALTA SENSIBILIDAD, QUE DE NO RESOLVERSE SATISFACTORIAMENTE, SE TRADUCIRAN, DE MANERA INEVITABLE, EN ACCIONES SINDICALES QUE PODRÍAN ESTAR PARALIZANDO LA INSTITUCIÓN.

Honorables señores:

Reciban nuestro más cordial saludo de parte de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP).

Como es del conocimiento de las jerarquías institucionales y el colectivo laboral de esta estratégica institución, existen en el tapete cuatro aspectos fundamentales de orden laboral, no resueltos, dos de ellos acuerdos de huelga y dos temas sensibles adicionales que deben de ser resueltos con prontitud por las autoridades del A y A.

Dichos temas los exponemos a continuación:

I. ESTUDIO INTEGRAL DE PUESTOS:

Sobre este tema, nuestra organización sindical dejo plasmado recién finalizada la huelga cuatro fundamentos esenciales que se deberían garantizar en el proceso de reestructuración institucional. Ellos fueron una participación de consulta y discusión con las organizaciones sindicales, una reestructuración sin movilidad laboral forzada (sea, sin despidos), una reestructuración que permitiera un manual de puestos acorde a las particularidades de la institución, para subir las bases salariales de todo el colectivo laboral, así como garantía de que dicho proceso fortaleciera y modernizara la institución

No obstante de que las organizaciones sindicales del A y A, solicitáramos la participación sindical de manera reiterada, nunca existió voluntad política, generándose así un proceso inconsulto y, en consecuencia, deslegitimado desde nuestro punto de vista, pues imperó en todo momento el poder de imperio. Hoy ya prácticamente finalizado el proceso, sigue sin ser sometido a revisión y análisis por parte del frente de organizaciones laborales del A y A.

Así las cosas, dejamos patente que nuestra organización sindical no avalará el estudio de marras, hasta tanto no garanticemos que se cumpla con los aspectos fundamentales que han dado base a nuestra posición al respecto, amén de que en el discurso oficial, se afirme el compromiso de que dicho proceso de reestructuración se apega a los fundamentos expuesto por la ANEP.

Valga afirmar que el manejo que la administración ha hecho del proceso, ha generado enormes desconfianzas en el seno de las organizaciones laborales y, por ende, en las trabajadoras y en los trabajadores que siguen sumidos en el castigo psicológico de la incertidumbre sobre su estabilidad laboral. Lo anterior, potenciado por el silencio y el secretismo sobre este tema que mantienen las jerarquías con el colectivo laboral.

II. IMPLEMENTACIÓN DE LA JORNADA DE 48 HORAS

Esta fue una propuesta que se transformó en acuerdo de huelga que si bien no significa una regalía o dadiva de la institución, sí representa una alternativa de gran viabilidad a lo interno de la institución, misma que ha contado con el respaldo masivo de todo el colectivo laboral. Lo anterior tomando en cuenta que muchos trabajadores y trabajadoras, de manera abnegada, laboran más horas de la jornada actual, sin que se les compute como tiempo extra.

Como es vox populi, la jornada laboral de 48 horas representa un 16.72% de incremento en las bases salariales, con lo cual el colectivo laboral institucional estaría en mejores condiciones salariales, compensando de alguna manera el deteriorado valor adquisitivo que experimentan segmentos laborales como el A y A. Valga decir que sobre este particular, los estudios demuestra que en los últimos vente años, se computa un 64% de perdida en el valor adquisitivos de los salarios.

Todo hacía indicar que este tema contaba con el respaldo de las autoridades institucionales; no obstante, el acuerdo de la honorable Junta Directiva del A y A, no satisface las expectativas sindicales y laborales, pues remite una consultoría que en treinta días presente los términos de referencia que demuestre la incidencia en la productividad e impacto en los indicadores de gestión.

Lo anterior es rechazado de manera respetuosa pero contundente por nuestra organización sindical, pues ya existe un informe de la Dirección Financiera y Recursos Humanos sobre el particular. En todo caso, si dicho análisis no contemplara la solicitud de la honorable Junta Directiva, sobre productividad existen en esta estratégica institución profesionales de altísima formación, conocimiento y experiencia que pueden realizar en un tiempo prudencial tal agregado, descartando el negocio que representan las consultorías y el despilfarro de recursos públicos.

La honorable Junta Directiva, la Presidencia Ejecutiva y la Gerencia institucional, deben de valorar en su debida dimensión lo sensible que son estos dos temas en la conciencia colectiva de la población laboral, pues ANEP los ve como disparadores de acciones inmediatas de no contar con la oportuna aprobación.

III. NEGOCIACIÓN Y FIRMA DE LA CONVENCIÓN COLECTIVA DE TRABAJO CON LAS TRES ORGANIZACIONES SINDICALES

Tal y como lo manifiesta nuestra fraterna e histórica organización ASTRAA, esta es una iniciativa que han venido planteando durante veinte años, sin que hasta la fecha se haya convertido en una realidad, lo que denominaríamos como el sueño dorado de las trabajadoras y de los trabajadores del A y A.

Sobre este particular, es oportuno mencionar que una de las políticas transversales de nuestra organización, es la negociación e implementación del máximo instrumento de la legislación laboral costarricense, que proporciona sólidas garantías jurídicas desde la perspectiva de las relaciones laborales.

Como ANEP, hemos venido planteando el reclamo y el mandato de las trabajadoras y de los trabajadores, a lo largo y ancho del país, quienes apelan con vehemencia, beligerancia y dignidad la urgencia de que puedan contar con este instrumento para el bienestar de quienes son los legítimos propietarios; pues las organizaciones laborales, por imperativo jurídico, únicamente tenemos la facultad de negociar y firmar dicho instrumento.

Así las cosas, de manera contundente, dejamos expuesta nuestra posición, sustentada en el mandato producto de la consulta popular a la población laboral de A y A, que realizamos en todo el país; para que a la mayor brevedad posible iniciemos el proceso de negociación conjuntamente con las tres organizaciones sindicales. Valga decir que, al respecto, sostendremos una reunión con el señor Ministro de Trabajo y Seguridad Social próximamente.

IV. REFORMA AL ARTÍCULO SIETE DEL REGLAMENTO DE PAGO DE COMPENSACIÓN ECONÓMICA Y DISPONIBILIDAD, QUE LIMITA EL PAGO DE EXTRAS; REFORMAS AL REGLAMENTO TO DE EXPENSAS, VÁITICOS Y RESOLUCIÓN SOBRE CONFLICTO DE INTERESES

Existe a nivel institucional una serie de normativas jurídicas que limitan o cercenan, de manera desproporcionada, derechos elementales de las trabajadoras y de los trabajadores; así como otras normativas que pueden ser objeto de flexibilidad, sin que por ello se exponga a la institución en un nivel de ilegalidad y cuestionamientos por parte de las entidades contraloras.

Así por ejemplo, vía reglamento, se limita el reconocimiento de horas extras a profesionales cubiertos con la disponibilidad, lo que a todas luces pone a la institución en el margen de la ilegalidad, pues existe sobre esta materia, basta jurisprudencia que indica con claridad meridiana que el reconocimiento económico por concepto de disponibilidad, no impide o elimina el derecho al reconocimiento de horas extras.

De tal manera que la honorable Junta Directiva debe de abocarse con prontitud a corregir el contenido del artículo siete, antes de que sea cuestionado ante los órganos competentes del Estado.

En la misma línea, el reglamento de expensas contiene una serie de ambigüedades, contradicciones y limitaciones, que inducen a una interpretación distinta en cada región y por cada jefatura cantonal, sosteniendo criterios objeto de discusión entre lo denominado como vía pública y limitando el reconocimiento económico cuando el trabajador o trabajadora se desplace a realizar trabajos en instalaciones ubicadas dentro del ámbito o territorio del A y A.

Un ejemplo de antología lo constituye el conflicto sucintando en el A y A de Limón, expuesto por ANEP ante la Presidencia Ejecutiva, donde se determino el pago de expensa a trabajadores que según la normativa, no correspondía, proponiendo las autoridades regionales la devolución respectiva a los trabajadores, como una solución.

Otro ejemplo lo constituyen los trabajadores de estudios básicos, de mantenimiento de redes de conducción, cuadrillas de chapeadotes, entre otros sectores laborales operativos, se encuentran excluidos del actual reglamento.

Con respecto a la resolución sobre conflicto de intereses que emitió la Dirección Jurídica en julio del 2005, y que hace alusión directa al Artículo 42, inciso 16, del Reglamento Autónomo de Servicio, prohíbe a los servidores del A y A de manera general, la realización de trabajas o labores similares a las que realizan en A y A, fuera de su jornada laboral, gocen o no, estos del reconocimiento de la dedicación exclusiva.

Tal interpretación limita al personal operativo, técnico o profesional que sin reconocimiento institucional de dicho plus, se le niega el derecho de asumir labores extra institucionales después de la respectiva jornada laboral. En caso contrario, si la institución persiste en mantener esta resolución, deberá de hacer el reconocimiento de la dedicación exclusiva de manera general para todas y todos los trabajadores, independientemente de ser profesionales o técnicos operativos, por lo que consideramos que estamos ante un principio discriminatorio desde la perspectiva del Derecho Laboral.

Consideramos de fundamental interés determinar si existe la necesaria voluntad política en los distintos niveles jerárquicos para conocer propuestas al respecto, que se conviertan en modificaciones a los reglamentos, tanto de expensas, viáticos, disponibilidad y resolución sobre conflicto de intereses.

Nuestra agrupación sindical manera transparente y responsable, indicamos que los anteriores planteamientos se han constituido en un mandato de gran firmeza, formulado por parte de las trabajadoras y de los trabajadores, en la reciente gira nacional de la ANEP, en la que tuvimos la oportunidad de reunirnos en las regionales y cantorales del A y A en todo el país.

Como ANEP, le hemos tomado la palabra a centenares de trabajadores que se muestran indignados y burlados por las autoridades institucionales, razón por la cual si estas peticiones y acuerdos de huelga no se concretan en los próximos días, tendremos un panorama de enfrentamientos; dado que esta situación ha generado un caldo de cultivo que propicia las condiciones idóneas para una indetenible cadena de acciones sindicales, que pueden desencadenar en paros y movilizaciones masivas de trabajadores y de trabajadoras a lo largo y ancho del territorio nacional.

Siempre hemos apostado a nuestra vocación de dialogo y negociación, en tanto exista el espacio y las condiciones, sin que ello signifique renunciar nunca y de manera responsable, a las acciones necesarias que puedan redefinir aspectos de orden laboral e institucional, siempre que consideremos principios de justicia y de derecho de las trabajadoras y de los trabajadores.

Finalmente, manifestamos con toda nuestra convicción que si bien los planteamientos expuestos en esta posición, son avances de gran significación desde la perspectiva laboral, hay dos temas de Perogrullo que deben ser los objetivos superiores tanto de las trabajadoras y los trabajadores como de las organizaciones sindicales que les representa, pues son la garantía absoluta del fortalecimiento y modernización del A y A, lo que indican que también deben ser banderas de la dirección política y administrativa institucional.

En tal sentido, estamos hablando de la impostergable y urgente necesidad de una revalorización salarial acorde al nivel de importancia estratégica del especializado recurso humano del A y A, lo cual impone, necesariamente, deshomologación de Servicio Civil. Y, en segundo término, un A y A fuera del ámbito de la Autoridad Presupuestaria.

En esta dirección y tras estos objetivos superiores, hemos de apuntar con convicción y firmeza y en una única dirección, autoridades institucionales, agrupaciones sindicales, trabajadores y trabajadoras, con la certeza de que nos corresponde ser arquitectos y constructores de un A y A, que responda con altura a los venideros desafíos del país.

Con la estima y consideración de siempre,

Albino Vargas Barrantes
Secretario General

Joaquín Rojas Chacón
Presidente de la Junta Directiva
Seccional Nacional ANEP-A y A

C.c. Trabajadores y trabajadoras de A y A.
C.c. Junta Directiva SIPAA.
C.c. Junta Directiva ASTRAA.
C.c. Junta Directiva, Seccional Nacional ANEP-A y A.
C.c. Junta Directiva Seccional ANEP-A y A Limón.
C.c. Junta Directiva Seccional ANEP-A y A Paseo de los Estudiantes.
C.c. Delegados y Delegadas A y A.
C.c. Junta Directiva Nacional de ANEP.
C.c. Archivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>