BREVE BALANCE DE UN MOVIMIENTO

La exitosa marcha del día de ayer, 4 de junio del 2003, ha revitalizado la acción de los movimientos sociales, particularmente la de los sindicatos; especialmente de aquellos que tienen más poder de convocatoria externa, más poder de paralización interna y mayor capacidad de incidencia, a partir del prestigio y la credibilidad que ostentan ante la ciudadanía.

La alianza intersindical forjada en la tarde del pasado viernes 30 de mayo, inédita para los últimos años; más el enlace crítico efectuado con otras representaciones sociales el lunes siguiente, 2 de junio, renovó la capacidad de articulación, la confianza interna y la disposición a coincidir en acciones unitarias a pesar de las naturales diferencias (tanto personales, como políticas); al tener claridad cuál es la composición del bloque opositor a los sectores sociales; bloque que integran entre otros, los neoliberales del Gobierno, el “ex SAMA” Gutiérrez del Banco Central, los hermanos Arias Sánchez, el Grupo Nación, UCCAEP, el Movimiento Libertario, ANFE y la Academia de Centroamérica.

Por primera vez, con mayor claridad desde los históricos sucesos del combo-ICE, la tesis de la construcción de un contrapoder social para contrarrestar la iniciativa neoliberal de los últimos gobiernos, va calando hondo en las dirigencia sociales de distinta naturaleza que, ahora más que nunca, ven la posibilidad de articulación en distintos órdenes mucho más cercana que antes.

La victoria de los y de las iceístas, después de 20 días de huelga; la amenaza de Huelga General, la negativa de la FETRAL de firmar un compromiso de marginarse del conflicto ICE pese a sus acuerdos con el Gobierno; la unidad magisterial luego del obligado cambio de posición política que dio su entidad gremial más grande; así como los enlaces organizativos de carácter comunal que ya habían quedado amarrados, a lo largo y a lo ancho del país, para la acción civil de carácter abierto; auguraban un enfrentamiento social de dimensiones insospechadas, lo cual hizo que este miércoles 4 fuera el día clave para evitarlo, pese a la continuación del Magisterio Nacional en el movimiento aunque bastante avanzado en otros puntos fuera de pensiones (el tema más álgido).

Como era de esperarse la noticia del día de hoy, jueves, se ha centrado en los conflictos particulares ICE y Magisterio, pero no se ha reparado lo suficiente en el acuerdo global que desactivó el llamado a huelga general. Este acuerdo contiene tres ejes fundamentales:

Una comisión política de alto nivel (con los ministerios de Presidencia y de Trabajo y Seguridad Social, mas los jerarcas que corresponda según tema), discutirán con los sectores sociales interesados la agenda social de carácter nacional que a éstos interesa; destacándose el asunto del TLC con Estados Unidos, así explícitamente indicado en el acuerdo.

La adopción de la propuesta de la “Tercera República” por parte del Gobierno de la República, de forma tal que según proceda sus planteamientos puedan convertirse en política pública; amén de que el Estado (en sus diversas instituciones), deberán analizar e involucrarse en dicha propuesta, facilitando recursos humanos, profesionales y logísticos según solicitud de los sectores involucrados.

El Gobierno aceptó la tesis sindical de que Costa Rica necesita un Diálogo Nacional entre los principales actores sociales (los sectores sociales y los de la acerca de enfrente empresarios, básicamente), pues resulta imposible que una visión de desarrollo solidaria, incluyente y fundamentada en el bien común sea la que se imponga en el país.

Sería irresponsable y prepotente sentirse triunfadores pero es real que aquí alguien perdió y no fuimos los sectores sociales precisamente. La furiosa campaña de cierta cúpula empresarial (Samuel Yankelewitz y Emilio Bruce, destacan por su virulencia); los campos pagados de varias cámaras; los ataques soeces de poca argumentación política de los “libertarios”; La Nación que atacó, varias veces, editorialmente y que se niega a dar el legítimo derecho de respuesta y que informó de la realización de la marcha hasta el mismo día en que ésta se iba a efectuar; los “neo” dentro y fuera del Gobierno; no pueden exhibir, precisamente, aires triunfantes. El esfuerzo de la asesoría Arias Sánchez por ignorar y desconocer a los movimiento sociales también sucumbió ante la realidad. La marcha y la alianza intersindical y social previa, lograron derrotar la estrategia de estos sectores, cual era la del aislamiento del movimiento de huelga del ICE, arrinconarlo, “ilegalizarlo” y recetarle represión policial abierta como lo pidió Emilio Bruce, cosa que siempre tendremos muy presente.

Sabemos que nuestros detractores, ya plenamente identificados, intentan descalificar intervenciones valiosas en el caso del conflicto del ICE, como la de don Ottón Solís y la fracción parlamentaria del PAC, acusando a los sindicatos de ser “influenciados” por ese partido, cosa que no nos preocupa porque tenemos excelentes relaciones con otros respetables legisladores y legisladoras de diferentes partidos (excepto uno que ya saben cuál es); quienes han venido valorando, con mucho cuidado y respeto, las preocupaciones y los planteamientos de los sectores sociales en diversos campos. No se puede ignorar que en este nivel de calificada intervención, está el papel jugado por el señor Defensor de los Habitantes de la República, Lic. José Manuel Echandi; y por Monseñor Hugo Barrantes, Arzobispo de Costa Rica, a ambos hay que agradecerles mucho.

Así las cosas, es claro una cuestión: hay dos visiones de desarrollo en colisión constante en muchísimos espacios y tan es así que, responsablemente, como Movimiento Sindical Costarricense, quedó plasmada nuestra propuesta de un Diálogo Nacional que el Gobierno aceptó debe darse, involucrado hasta los de la acera de enfrente.

Particularmente, para los sectores sociales, con urgencia, debe procederse a definir el temario nacional que nos interesa (ya quedó puntualizado, específicamente, lo del TLC) y designar una representación convergente que exprese la rica multiplicidad y diversidad que nos caracteriza y que es, precisamente, lo que hace posible la capacidad de movilización social que ya es posible exhibir y que, a no dudarlo, crecerá cualitativa y cuantitativamente para las jornadas por venir. Esta reunión deberá efectuarse entre lunes y martes próximo de lo cual avisaremos a los sectores sociales.

***
ACTA DE ACUERDO

Considerando que el Gobierno de Costa Rica valora profundamente el mantenimiento de la paz y de la institucionalidad, lo cual es un anhelo compartido por todos los costarricenses en sus distintas expresiones organizativas,

En esta fecha, 4 de junio del 2003, ante la manifestación social y la eventualidad de una profundización de un escenario confrontativo que a nadie beneficia;

El Gobierno de la República reconoce que como parte del proceso de desarrollo político de la democracia costarricense, las expresiones organizativas más allá de los sindicatos (sectores estudiantiles, ecologistas, campesinos, ecuménicos, pastorales, movimientos de mujeres, comunales, solidaristas, cooperativistas, entre otros), tienen planteadas reivindicaciones serias que no han sido debidamente atendidas en el marco del desafío de construcción de una sociedad inclusiva y en pro del bien común;

Por tanto, el Gobierno de la República y el Movimiento Sindical Costarricense acuerdan:

Establécese una Comisión de Alto Nivel del Gobierno de la República (representado por el Ministro de la Presidencia y el Ministro de Trabajo y Seguridad Social, más el jerarca o jerarcas según corresponda); para el abordaje de los temas de agenda de interés nacional de los sectores sociales; entre ellos, el del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos); considerando la trascendencia del mismo. El Gobierno de la República se compromete a respetar este mecanismo de participación y de decisión conjunta, con la altura política que requiere, con sistematicidad y concertando una metodología que permita medir los resultados del proceso para la satisfacción de las partes. La comisión se instaurará a los ocho días hábiles siguientes a que los sectores involucrados presenten una agenda conjunta y oficialicen su representación.

El Gobierno de la República respaldará, mediante una directriz presidencial, la incorporación de todas las instituciones de gobierno, en la discusión y análisis del documento denominado “Tercera República”; de forma que se dé el abordaje de sus propuestas en el marco de políticas públicas según proceda y a partir de directrices políticas; aportando, además, el apoyo logístico y de recurso humano y profesional que los sectores involucrados puedan solicitar.

El Gobierno de la República considera necesario el establecimiento de un proceso de Diálogo Nacional, para propiciar una mesa de acuerdos que permitan avanzar hacia una sociedad inclusiva, de carácter solidario y fundamentada en el bien común; considerando que en este proceso, necesariamente, deberán involucrarse otros sectores más allá de los que se representan en este acuerdo.

El Gobierno de la República se compromete, en el acto, a dar solución, pronta y cumplida, a los conflictos del ICE y del Magisterio Nacional, con base en los procesos en desarrollo.

San José, miércoles 4 de junio 2003.

POR EL GOBIERNO DE COSTA RICA

Lic. Ricardo Toledo Carranza
Ministro de la Presidencia

Lic. Ovidio Pacheco Salazar
Ministro de Trabajo y Seguridad Social

POR EL MOVIMIENTO SINDICAL COSTARRICENSE

Albino Vargas Barrantes
ANEP

Floribeth López Ugalde
CTRN

Jorge Arguedas Mora
FIT-ICE

Rafael Mora Solano
FENTSEP

Gilberth Brown Young
FETRAL

Xiomara Rojas Sánchez
SITECO

Eduardo Rojas Carranza
ANDE

César Céspedes Marín
SNC

Xinia Viales Angulo
SINAPRO

Luis Serrano Estrada
UCEP

Gustavo Brade Salazar
ADEM

***
Acta de Acuerdo de No Represalias

El Gobierno de la República se compromete a que no habrá represalias de ningún tipo contra aquellos trabajadores y aquellas trabajadoras del Sector Público que participaron en la marcha social de esta fecha, miércoles 4 de junio de del 2003; para lo cual se comunicará con los respectivos jerarcas institucionales.

POR EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA

Lic. Ricardo Toledo Carranza
Ministro de la Presidencia

Lic. Ovidio Pacheco Salazar
Ministro de Trabajo y Seguridad Social

Dado en la Casa Presidencial, a los cuatro días del mes de junio del año dos mil tres.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>