Comisión Especial Mixta Legislativa para el Pacto Fiscal Sesión del Lunes 16 de setiembre del 2002. Plataforma de los Quince Puntos

Contrariamente, la tesis del Gobierno-PUSC era que se adoptara como texto base de contingencia fiscal, su propuesta de impuestos directos: sobretasa de renta, sociedades anónimas, casinos y apuestas electrónicas, y vehículos de lujo; amén de la amnistía tributaria. Según este planteamiento, a partir de él se podrían agregar todas las propuestas de consenso, las cuales podrían distinguirse en dos ámbitos dentro de una misma iniciativa de ley: lo normativo en materia tributaria (los nuevos impuestos), y lo recomendativo: hacia la Administración Tributaria, hacia la Comisión de Aduanas, hacia la Comisión de Gasto, hacia la Comisión de Hacendarios, etc.

El señor Jefe de Fracción del PLN, don Bernal Jiménez, fue bastante incisivo en criticar esa propuesta, pues en su criterio, no mostraba un enfoque integral para una situación de contingencia fiscal. Además, fue enfático en insistir en que en toda esta situación, el Banco Central de Costa Rica debe dar cuentas y aportar en la solución, pues es responsable de la tercera parte del déficit fiscal que tanto nos preocupa a todos.

El señor Viceministro de Hacienda, don Carlos González, le respondió a dicho legislador, indicando que el Gobierno sí tiene propuesta clara y que los informes que entregó el Departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa, detallando estimaciones de ingresos de los impuestos propuestos, había sido elaborado, conjuntamente con el Ministerio de Hacienda. Además, indicó que el Gobierno ha cedido en tres oportunidades distintas sobre el contenido de la emergencia fiscal. Todo ello muestra, según su criterio, que el Gobierno sí tiene una actitud responsable y clara del problema en discusión.

Ante el entrabamiento de la discusión y la práctica llegada a un punto muerto, el señor Jefe de Fracción del PUSC, don Mario Redondo, decretó un receso para intentar un consenso. Dicho receso, a pesar de lo prolongado que fue, no arrojó éxito. Para el PUSC, si bien le pareció aceptable la propuesta conjunta PLN-PAC, la frase en el tercer enunciado de la misma, “…el establecimiento de tributos directos transitorios, por el plazo de un año, …”, propuso un cambio que no le fue aceptado. Este cambio es de fondo y consistía en eliminar la palabra “directos”, dejando entrever la posibilidad de que en la contingencia hubiese impuestos indirectos, léase ventas.

Varios diputados y representantes de sectores sociales, nos opusimos, fuertemente, a la pretensión de PUSC. Particularmente, los legisladores don Bernal Jiménez, doña Nury Garita, don Rodrigo Alberto Carazo y doña Margarita Penón, indicaron que sería incorrecto y un desaire a la ciudadanía, aceptar, por ejemplo, cambios en el impuesto de ventas, como parte del plan de contingencia. Por supuesto que, en todo momento y en nuestro caso particular, estuvimos manifestando nuestra posición en esa dirección.

El Gobierno se aferra a su tesis de que el déficit fiscal hay que reducirlo en dos puntos del PIB, para el año 2003; por tanto, el Gobierno indica que se necesita un monto de 100-120 mil millones de colones. No ha logrado explicar, la “magia” de esa cifra de reducción. Contrariamente, se le indicó al Sr. Viceministro de Hacienda, don Carlos González, porqué no la reducción dejarla en un 1 % ó en un 1.2 % del PIB, ¿por qué específicamente 2 %?…

Nadie sabe la razón del empeño gubernamental en ello. Bueno, en teoría… ¿Obsesividad macroeconómica?; ¿fundamentalismo fiscalista?; ¿neoliberalismo puro?… Vaya usted a saber. Lo real es que muchos pensamos que el Gobierno se equivocó de representante, sin que por ello se interprete que estamos demeritando la calidad profesional del Sr. Viceministro. Es decir, el “no me defiendas compadre”, parece ser el pensamiento del distinguido Jefe de Fracción oficialista, don Mario Redondo, aunque no lo podemos asegurar.

El señor Viceministro parece “agobiado” por la reunión que en estos días tendrá con banqueros internacionales, según entendimos (personeros de las famosas “calificadoras de riesgo”). Aparentemente debe llevar buenos “resultados” y según su criterio lo que está pasando en la Comisión Mixta, no estaría satisfaciendo sus aspiraciones de mostrar que Costa Rica está haciendo su tarea fiscal “bien” (¿?). Tan es así, que dentro del tenso debate en el receso, se dejó decir que el impuesto a los celulares era prioritario para el Gobierno, pese a que sabe que tal propuesta no tiene espacio político.

Para los diputados de Gobierno, un plan de contingencia fiscal de sólo impuestos directos, no alcanzaría. Dicen que el Gobierno ha quedado “atado de manos”, que se le ha amarrado. Que habrá un colapso de la inversión social, ya de por sí paralizada. Acusaron al PLN y al PAC de temerle a la toma de decisiones, aunque representen un alto costo político… En algún lado (ciertos editoriales), hemos oído ese discurso, ¿no es cierto?… También la emprendió contra el diputado libertario, Sr. Malavassi, porque no apoya su tesis y él no ha convocado a la subcomisión que debe revisar las reformas al Código de Normas y Procedimientos Tributarios. (Valga indicar que el diputado Malavassi, no votó ninguna de las dos mociones).

Tanto éste como el dip. Jiménez Monge, se sacudieron. Este último le rechazó las críticas, indicándole que el PLN le aprobaría todos los impuestos de la propuesta de Gobierno, aún en el de los casinos (que debían rechazarse por razones morales). La diferencia es que no se deben incluir impuestos indirectos, que no es necesario reducir el déficit en un 2 % y que debe incluirse la cuestión de la política monetaria del BCCR.

También indicamos que el Sr. Ulises Blanco, representante del Foro Agropecuario, objetó la propuesta de impuestos a las sociedades anónimas, argumentando la situación de las pequeñas y de las medianas empresas. Planteó que lo más indicado sería un impuesto sobre patrimonio y no sobre capital social. A nosotros nos pareció lógica tal propuesta.

En síntesis, el Gobierno-PUSC no logró marcar el rumbo que hubiese pretendido para las definiciones en materia de contingencia fiscal. Es claro que no han renunciado a modificar el impuesto sobre las ventas, para esta coyuntura (tampoco a lo de los celulares, según parece). La alianza PLN-PAC, pareciera enrumbarse a marcar el sendero a seguir de ahora en adelante. Esta nueva coyuntura abre mucho mayor espacio para posicionar nuestras preocupaciones de cara a lograr el cumplimiento del verdadero objetivo que anima la creación de dicha comisión, así como la visión que sobre el problema tenemos importantes sectores sociales y productivos: la solución estructural al desequilibrio de las finanzas públicas. El verdadero Pacto Fiscal que necesita Costa Rica, como piedra angular, a lo mejor, del nuevo Pacto Social que nos contenga a todos dentro de una sociedad de inclusión.


Federación Costarricense para la Conservación del Ambiente (FECON)
Frente Interno de Trabajadores y de Trabajadoras del
Instituto Costarricense de Electricidad (FIT-ICE)
Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP)
Mesa Nacional Campesina (MNC)
Federación Nacional de Trabajadores de los Servicios Públicos
Grupo Indígena IETSAY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>