Disciplina no es para todos en Correos

Honorable señor Lic. Álvaro Coghi Gómez, Gerente General de Correos de Costa Rica, S. A.:

Respetuosos saludos.

Nos ha parecido sumamente necesario indicarle que la Secretaría General de la ANEP, depositada en manos de este vuestro servidor, ha seguido con detenimiento el oportuno, sistemático y transparente proceso de denuncia que la Junta Directiva de la Seccional ANEP-Correos de Costa Rica S.A., ha estado desplegando en torno a la aplicación de la normativa disciplinaria y sancionatoria con carácter discriminatorio; pues depende de si la persona es “de arriba” ó si es “de abajo” como se aplica la disciplina laboral.

Hemos sido testigos de la contundencia sancionatoria, con el castigo más duro para una persona trabajadora asalariada: perder su empleo. Esto no parece que ocurrirá, por todo lo que viene sucediendo, con el caso polémico que nos ha estado ocupando por estos días, tanto a la parte sindical como a la parte patronal.

En todo caso sirva esta comunicación oficial de la ANEP para que a la honorable Gerencia General de Correos de Costa Rica S. A., le conste que nuestra institución sindical avala, en todo sentido y en todos sus extremos, las actuaciones que en esta circunstancia ha venido desplegando la Junta Directiva de la Seccional ANEP-Correos de Costa Rica S.A., especialmente su Presidente, el respetado compañero Claudio Sánchez González.

De la misma forma que nos parece acertada y oportuna, las reflexiones que se formulan en esta comunicación, de parte de la compañera Ana Luisa Cinco Quesada, como Directiva Nacional de la ANEP; reflexiones que también respaldamos.

Aprovechamos para formular un mensaje a la cordura, a la sensatez, a la racionalidad y a la equidad sancionatoria. El entorno amenazante de la actividad postal de carácter público, obliga a una mancomunidad de esfuerzos y no es posible que la situación posicional de una persona que, comprobado está, faltó a su responsabilidad (y, presuntamente, habría una segunda ocasión del mismo carácter), ponga en peligro toda la estabilidad institucional.

Nos ha parecido oportuno poner en conocimiento de toda esta situación, tanto al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), como al propio Ministerio de la Presidencia, por esta misma vía electrónica; misma que está habilitada por decisiones de orden constitucional para la interpelación a la administración. Una actitud política preventiva puede ayudarnos a reconstruir el camino del diálogo social que por una particular invidualidad parece deteriorarse en Correos.

Reiterándole al señor Gerente General, Lic. Álvaro Coghi Gómez, nuestro mayor respeto, nos despedimos con la debida consideración.

Servidor atento, Albino Vargas Barrantes, Secretario General ANEP.
__________________________________________________________________________________

Considero que sus correo de fechas 28 y 29 de agosto de 2012 no deben ni pueden pasar inadvertidos por los trabajadores de Correos de Costa Rica, sean estos carteros, asistentes postales, misceláneos, jefaturas de sucursales y centros de carteros, supervisores, inspectores, mandos medios o directores, gerentes de área y gerencia general.

Sin que suene a malacrianza o falta de educación, venimos escuchando sobre el tema de la reducción de correo físico desde hace más de cinco años, tiempo suficiente para que el área de planificación y comercial hayan preparado sus mecanismos idóneos de sobrevivencia y permanencia dentro del mercado comercial en nuestro país.

Creo que tiene un incorrecto significado de lo que significa “mando medio”. El mando medio es aquella persona que tiene que servir de enlace entre los gerentes de área y gerencia general con los carteros, asistentes postales, misceláneos, jefaturas de sucursales y centros de carteros, supervisores e inspectores.

El mando medio es la persona responsable de implementar la forma de trabajar y de que se cumplan los objetivos, proyectos y metas que los gerentes de área y la gerencia general le hayan girado y debe de responder ante estos o en las instancias que sean cuando las tareas no se ejecuten de la forma estipulada.

También señala en uno de sus correos, que ha solicitado el inicio de una investigación y el traslado al Ministerio Público de “algunos casos” para que se establezcan las responsabilidades penales correspondientes.

Me preocupa sobremanera que indique que solo se trata de “algunos casos” y me surge la interrogante si nuevamente estos “casos” se trataran únicamente de personal operativo y que los mandos medios o directores y los gerentes de área no vayan incluidos en la solicitud por usted girada, tomando en cuenta su grado de responsabilidad por el cargo que ostentan dentro de la empresa como ente controlador.

Es mi apreciación que dentro de la empresa existen algunos que se encuentran en una posición muy cómoda, donde se sienten intocables a pesar de haber cometido faltas muy graves o gravísimas en comparación con las que cometen otros trabajadores de menor rango jerárquico, a los cuales sin ningún tipo de miramientos despiden en plazos no mayores a los tres días luego de emitida la resolución de la Junta de Relaciones Laborales.

Usted nos insta nuevamente a que nos atrevamos a denunciar el incumplimiento de los deberes y obligaciones, pero esta convocatoria la enfoca únicamente hacia la base de la pirámide de jerarquías, dejando por fuera de ésta a los supervisores, inspectores, mandos medios o directores y gerentes de área. ¿Será que ellos son infalibles?

Don Álvaro, le aseguro que su sentimiento de frustración no es para nada mayor que el que sentimos los y las trabajadoras de Correos que estamos hartos de mirar día con día la diferencia en la aplicación de sanciones al recurso humano, donde ni siquiera contamos con en Reglamento Interno de Trabajo y la inconveniente práctica de uso de amenazas y coacciones contra la clase trabajadora más humilde de la empresa.

Al igual que usted estamos seguros que el proceso de cambio es urgente, pero este debe ser aplicado a todo el personal sin distingo de puesto jerárquico, ya que la empresa hay que sacarla adelante entre todos, no solo con el sacrificio y esfuerzo de un sector.

No sé si habrán cambios, si se continuará perdonando al que no hace bien su trabajo, si nos cargarán de formularios que llenar para disimular la mala gestión de algunos o si usted realmente se pondrá la mano en el corazón y hará que su gestión como Gerente General sea recordada con beneplácito.

Aprenda a escuchar a los trabajadores rasos, esos que están llenos de optimismo y que realmente quieren mantener su trabajo, y que saben que los cambios no se consiguen de la noche a la mañana. Estoy segura que estos humildes trabajadores bajo ningún punto de vista desean poner en riesgo sus trabajos, máxime cuando han dado gran parte de su vida laboral para la empresa, es decir, han tenido la camiseta bien puesta por mucho tiempo.

Como representantes sindicales estamos en la obligación de acudir a la fuente oficial e informarnos sobre las anomalías o posibles anomalías en que se pueden ver inmiscuidos los afiliados, máxime cuando estas puedan acarrearles posibles despidos.

No entiendo cual es su molestia y menos el uso de calificativos como “parásitos sociales” y “mafia”. Es nuestra responsabilidad tener la versión de las partes y velar porque la estabilidad y respeto a los derechos laborales sea una realidad. Esto lo percibo como una incorrecta practica anti sindicales de parte de su administración.

Lamento mucho que haya frases sin concluir en su correo del día 28 de agosto y más aún que pretenda silenciar las voces de los que podemos hablar por los trabajadores, ya que los trabajadores y trabajadoras que logran alzar la voz son satanizados y algunas veces despedidos.

Con todo respeto Don Álvaro, son sus gerentes de área y directores los que planifican, ejecutan y dirigen la fuerza laboral de la empresa, son ellos los que coordinan los planes de trabajo de las unidades a su cargo, ellos mismos colaboran con los manuales técnicos de las unidades, ellos son los que realizan la apertura de investigaciones de los casos y además recomienda las sanciones.

Sería bueno por el bienestar y transparencia de Correos de Costa Rica, comenzar a responsabilizar a quienes de verdad se lo merecen por haber dejado de hacer su trabajo y no provocar que la situación ya delicada por sí misma desencadene en actos o acciones más representativos. Recuerde, que son ellos los llamados a darnos el ejemplo, y ante mayor jerarquía mayor responsabilidad

Con toda consideración y respeto,

Ana Luisa Cinco Quesada
Directiva Nacional
Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>