Juventud y desempleo juvenil

Para el caso costarricense, la dramática realidad del desempleo tiene en el sector de la juventud una expresión sumamente dolorosa. Nos lo ha restregado en la cara un poderoso documento que recientemente se ha publicado y que es imposible desconocer por parte de toda la sociedad: el Quinto Informe del Estado de la Región.

El Informe del Estado de la Región, extraordinario diagnóstico de las sociedades centroamericanas de hoy, es un producto costarricense del Consejo Nacional de Recortes (Conare, las universidades públicas del país), y de la Defensoría de los Habitantes de la República, mereciéndose una efusiva felicitación generalizada.

Este documento nos muestra, entre otros ámbitos, la dura realidad que Costa Rica enfrenta con su juventud. El tema de juventud y, específicamente, la preocupante y acongojante situación del desempleo juvenil, debe ser un punto de prioridad en la agenda del país; y, en lo específico, por ejemplo, en la gubernamental, en la de los partidos políticos serios, en la de los sectores populares, sindicales y empresariales y hasta en los de orden financiero-bancario.

En tal sentido y en este último ámbito queremos resaltar la sensibilidad que ha venido mostrando el Banco Popular y de Desarrollo Comunal (BPDC) y su Asamblea de Trabajadores y de Trabajadoras (ATTBPDC), al valorar y concretar apoyo y patrocinio, por segundo año consecutivo, para un evento de reflexión juvenil como el que recientemente acaba de terminar promovido en el seno de la corriente sindical en la cual militamos, mediando la organización ANEP-JOVEN. Esta actividad tiene lugar en el marco de la importante fecha de relevancia mundial conocida como el Día Internacional de las Juventudes, que se celebra el 12 de agosto.

El Día Internacional de las Juventudes fue establecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el año 1999, a través de su resolución No. 54/1201, orientando a los países miembros para que durante ese día organizaran actividades de información pública para incentivar la participación ciudadana de jóvenes.

La ONU decidió que para este año 2016, la celebración del Día Mundial de las Juventudes tuviera este lema: “ El camino hacia 2030: erradicar la pobreza y lograr el consumo y la producción sostenibles ”. El secretario general de la ONU, el señor Ban Ki-Moon, le dio este mensaje a la juventud del planeta: “ En este 2016, el primero de los 15 años que abarca ese plan para lograr un futuro más saludable, seguro y justo, confiamos en contar con el compromiso activo de los jóvenes del mundo para transformar los procesos de producción y consumo de bienes y servicios a fin de que se ajusten a las necesidades básicas y las aspiraciones de las personas más pobres del mundo, sin sobrecargar los ya de por sí debilitados ecosistemas ”.

La sensibilidad del Banco Popular y de su ATTBPDC para comprender que el tema de juventud y que la problemática del desempleo juvenil debe concernirle a toda la sociedad, debe ser imitada por las más disímiles instituciones, públicas y privadas. Fueron contundentes las palabras del señor don Marvin Rodríguez Cordero, actual presidente de la ATTBPDC, cuando afirmó en el indicado evento de ANEP-JOVEN lo siguiente:

Para la Asamblea de Trabajadores y de Trabajadoras del Banco Popular más que creer es una obligación, una responsabilidad implícita apoyar este tipo de actividades puesto que el Banco Popular es el banco de las y los trabajadores y no tengo ninguna duda en afirmar que muchos de estos muchachos que están acá ya son co-dueños del banco pero, además de eso, son hijos e hijas de personas trabajadoras de este país y, por ende, dueños del Banco Popular. Así que es una responsabilidad atender este tipo de actividades y no sólo atenderlas por una simple obligación; ¡no!, es un deber, para mejorar cualquier actividad que requiera el apoyo de la Asamblea y, por tanto, nosotros vamos a estar totalmente dispuestos con la entera disposición de ayudar en este tipo de actividades ”.

Nosotros pensamos que esta sensible e importante actitud del Banco Popular y de su Asamblea de Trabajadores y de Trabajadoras debe ser aprovechada por otras corrientes sindicales; por los movimientos solidarista, cooperativista, comunalista, insertos también en la ATTBPDC, a fin de que sus respectivas juventudes y en el marco de sus propias filosofías y orden legal, se unan de ahora en adelante al Día Mundial de las Juventudes y desarrollen experiencias de organización, de reflexión, de propuesta y de acción como la que representa ANEP-JOVEN. No dudamos de que tal entidad bancaria y su órgano asambleario brindará idéntico y similar respaldo.

Seguidamente, les compartimos la DECLARATORIA DEL II ENCUENTRO NACIONAL DE JUVENTUDES ANEPISTAS:

Conscientes de la situación crítica que atraviesa el país en materia de empleo y trabajo decente y la responsabilidad que tenemos todas las personas de procurar el bien común.

Considerando que el Quinto Informe Estado de la Región indica que las brechas laborales afectan más a las mujeres y a las personas jóvenes; que las oportunidades de trabajo no se distribuyen equitativamente; y que son, precisamente, las personas jóvenes las que enfrentan mayores dificultades para insertarse en el mercado laboral. Reafirmando nuestro compromiso con la sociedad costarricense y, principalmente, en materia de Justicia Social, Trabajo y Paz.

Tomando en consideración que las personas jóvenes son de las más desprotegidas en materia de empleo y trabajo decente…

El encuentro de juventudes anepistas y organizaciones fraternas cuyo objetivo fue analizar las políticas de empleo y trabajo decente, la Ley de la Persona Joven, el impacto del Tratado de Privatización de los Servicios Públicos (TISA) y la necesidad de consolidar en la población joven un liderazgo progresista, inclusivo y con participación real; suscribe la siguiente declaración que resalta:
El respeto, aplicación y promoción del Programa de Trabajo Decente de la OIT basado en la creación de empleo, los derechos en el trabajo, la protección social y el diálogo social.

El respeto, promoción y aplicación de los derechos humanos en fiel atención al Derecho Internacional, las costumbres y buenas prácticas de los pueblos.

El fortalecimiento de políticas y prácticas integracionistas que valoren el respeto a la dignidad de las personas, la diversidad y la equidad de género.

La búsqueda, en conjunto, de soluciones a los problemas de empleo, oportunidades y distribución equitativa del trabajo, en el marco de un funcionamiento articulado de los diferentes actores de la sociedad.

Promover la participación real de las diversas juventudes del país sin exclusión intersectorial o discriminación alguna.

La oposición a cualquier tipo de proyecto, decreto, ley o tratado nacional o internacional, que atente contra nuestra institucionalidad, que sea excluyente de las personas jóvenes, que tienda a debilitar los programas sociales o que violente nuestra idiosincrasia.

La oposición al Tratado de Privatización de los Servicios Públicos (TISA), por constituir amenazas contra nuestra institucionalidad, marcar las brechas de desigualdad, atentar contra las fuentes de trabajo digno y dejarnos en un estado de indefensión jurídica.

Sinceramente agradecemos el valioso patrocinio del Banco Popular y de Desarrollo Comunal, así como el recibido por parte de su Asamblea de Trabajadores y de Trabajadoras (ATTBPDC), para que ANEP-JOVEN pudiera juntarse y reflexionar sobre este delicado asunto de Juventud y Desempleo Juvenil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>