La ANEP responde al Ministro de Hacienda

Carta abierta al Honorable y estimado señor Ministro de Hacienda, don Fernando Herrero Acosta:

Primero:
La defensa del empleo, del trabajo, es el objetivo número uno de la organización sindical que nos honramos en presidir. Como Derecho Humano fundamental, desde la perspectiva del Humanismo Cristiano, con base en los postulados constitucionales, haremos hasta lo imposible, y hasta el último minuto de nuestras responsabilidades, en defender el empleo de las personas trabajadoras que nos honran con su membresía a la ANEP y, en términos generales. No hay peor dolor en un hogar de clase trabajadora que no haya empleo. Es algo sumamente triste y por eso, como ejemplo, asumimos la bandera de la situación de las personas trabajadoras interinas, como usted bien sabe, reconociendo sin tapujos que en su Gobierno, don Fernando, encontramos espacio y voluntad políticas para actuar en este caso; caso que, por cierto, estamos apenas en un 30 % de cobertura y que deberíamos asumir lo concerniente para resolver el 70 % que sigue en la angustia, en la zozobra y en la incertidumbre de si mañana se tendrá empleo. No lleva usted razón, señor Ministro, en protestar porque horas antes de la manifestación del pasado 10 de marzo, en cuanto oportunidad mediática tuvimos, hicimos alusión a su comentario sobre lo que está pasando en la Unión Europea (UE), alertando a quienes en el sector Público nos hicieran el honor de escucharnos en nuestra defensa vehemente del empleo y en lo “simbólico” de su comparación entre el escenario fiscal actual y el de aquella región del planeta. Algo así, don Fernando, no podíamos dejarlo pasar desapercibido y rechazamos, tajantamente, que empleáramos información falsa, que mentimos, que manipulamos. Repetimos, en esto de la defensa del empleo, la ANEP será enérgica, contundente, consecuente y feroz.

Segundo: Nosotros, en ANEP, nos sentimos honrados de que su digna autoridad nos diese la oportunidad de ser la primera entidad gremial en conocer su propuesta de “Ley de Solidaridad Tributaria“. Usted sabe que asumimos esa función con muchísima seriedad y que, en la segunda oportunidad en que hablamos del tema, estuvimos en compañía de economistas muy serios y profesionales que, con distintas posiciones filosófico-políticas, le dieron el honor a la ANEP de acompañarnos en su despacho. Luego de esa presentación, hicimos muchas consultas y, en verdad, no quedamos convencidos de que su propuesta tuviese un fuerte componente tributario de carácter progresivo, si lo vemos en el marco del escenario actual que está completamente construido sobre bases regresivas que alimentan, perversamente, el crecimiento de la desigualdad y, por ende, la concentración abusiva de la riqueza.

Tercero: Si hay una organización sindical en este país dispuesta al diálogo con seriedad y con propuestas es la ANEP. Aquí que se nos dispense la vanidad y la inmodestia. Como bien usted reconoce, la experiencia de la Tercera República ha marcado gran parte de nuestro accionar de los últimos años, entendiendo que el desdibujamiento de una sociedad de clase media con relativa equidad y con oportunidades de movilidad social, nos está llevando al despeñadero, irremediablemente. No pocos costos políticos hemos tenido que asumir por lanzar propuestas pero, lamentablemente, los sectores hegemónicos del poder, que siguen siendo los mismos de siempre, están tan enceguecidos en su codicia concentradora y en su egoísmo suicida, que no podemos a estas alturas resolver el problema fiscal que usted tiene, don Fernando, sin una TRANSFORMACIÓN TRIBUTARIA ESTRUCTURAL, así en mayúscula, que incluya una verdadera ofensiva político-estratégico en el tema de la evasión en todas sus formas, desde las barbaridades que pasan en las Aduanas (de lo cual le ha hablado mucho a usted los compañeros de la Secciona ANEP-Hacienda), pasando por los 800 mil furgones al año que van y vienen sin siquiera ser escaneados, tal y como fue reseñado en una reciente columna periodística famosa en el país, del señor Julio Rodríguez. Aquí, don Fernando, si usted y su Gobierno se deciden “agarrar el toro por los cuernos“, usted encontrará un apoyo popular impresionante para poder enfrentar a esas poderosas fuerzas que por su capital acumulado, ilegalmente mucho de él, impiden que avancemos hacia la justicia tributaria necesaria que la democracia ocupa en estos momentos en que su institucionalidad parece deteriorarse todos los dias.

Cuarto:
La ANEP se presentó ante la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa, en la noche del martes 8 de febrero de 2011. Expusimos 13 planteamientos-propuestas, elaboradas modestamente pero con mucho esfuerzo de pensamiento conjuntado desde nuestra propia experiencia y con aportaciones constructivas de otras fuentes. Seguros estamos de que usted ya está enterado de ellas. Incluso, luego de esa presentación y ante lo que pasó en el parlamento europeo, el pasado 8 de marzo, hablamos públicamente del impuesto “Robin Hood“ (la Tasa Tobin), el impuesto a las transaciones financieras (ITF); impesto que, perfectamente, en nuestro país puede ser establecido con las adaptaciones de rigor.

Quinto: A estas alturas, seguramente ya usted tiene claro, don Fernando de que el proyecto “Ley de Solidaridad Tributaria“ está “muerto“ en el parlamento. Recientemente nos enteramos por la prensa electrónica de que la señora Presidenta Chinchilla “está dispuesta a revisar el plan fiscal“. Según ese medio, informa-tico.com, del pasado viernes, doña Laura habría dicho “Si es del caso, enviaremos un nuevo texto… aunque los diputados pueden avanzar por vía de mociones“. Es más, en esa misma información se indicó que el señor diputado presidente de Hacendarios, don Guillermo Zúñiga, indicó de que “hay que introducirle cambios, definitivamente, así como está no puede ser aprobada“. Nosotros pensamos de que ya no hay tiempo para cambios, de que ya no hay espacio político si no es aquel espacio que se puede generar a partir de elementos impositivos en la línea de la progresividad.

Sexto: No podemos dejar de pensar de que las fuerzas económico-financieras que impiden la TRANSFORMACIÓN TRIBUTARIA ESTRUCTURAL que requiere nuestra querida Patria, está muy felices de que la misma no se dé porque la existencia del déficit fiscal, que a usted tanto le preocupa don Fernando, les permite reproducir sus excesivos capitales con la compra constante de los bonos que usted debe colocar en el mercado financiero para “pagarle a los empleados públicos“, como usted dice, incluso “algunos de los cuales están afiliados a ANEP“. Esa TRANSFORMACIÓN TRIBUTARIA ESTRUCTURAL, que incluyera, por ejemplo, el control jamás visto de la evasión, podría acabar con las necesidades del Gobierno de estar pidiendo prestado y eso podría perjudicar el negocio de las rentas de los bonos de algunos cuantos porque, como sabemos, ni los ni las de abajo, ni la clase media altísimamente endeudada, hace compras de bonos en niveles tan grandes como los que se ocupan para las necesidades gubernamentales que a usted le agobian tanto, don Fernando.

Sétimo:
Estamos seguros de que ANEP no está cerrada a seguir conversando con usted al respecto y no sería descabellado que usted considerara dialogar con nosotros al respecto, con la Junta Directiva Nacional (JDN) de la agrupación y con el “Consejo de Presidencias de Seccionales de la ANEP“; y, en general, con organizaciones del Movimiento Sindical Costarricense, amigas de la ANEP y con interés en el tema.

Octavo: En lo personal, creemos que en aras de esa TRANSFORMACIÓN TRIBUTARIA ESTRUCTURAL, corresponde generar un proceso de acumulación de fuerzas para un ejercicio potente de nuestro concepto de Democracia de la Calle, con la movilización pacífica del pueblo trabajador y, por supuesto, de la gente trabajadora del sector Público, la cual ya fue “condenada“ al congelamiento salarial con imposiciones salariales sucesivas, si acaso, del 2 % semestral a partir de ahora, como usted lo anunció. Igualmente, esa severísima directriz de restricción del gasto público tiene consecuencias nefastas de deterioro profundo en diversos servicios públicos para, igualmente, castigar a la gente de abajo, esa misma que es castigada con la perpetuación tributaria regresiva que nos está llevando al precipicio. En función de ese objetivo por cambiar tal injusticia, los métodos de lucha pacíficos son diversos y no se extrañe si en fecha próxima tendremos que emplear algunos para lograr más impacto ciudadano buscando genera la suficiente conciencia popular acerca de la imperiosa necesidad de esa transformación.

Noveno: Lo que sí pareciera es que este tema es tan delicado que tal y como lo propuso el señor diputado don José María Villalta Florez-Estrada, emerge la necesidad de un acuerdo nacional.

Una vez más, don Fernando, con sinceridad, le expresamos nuestro mayor respeto y consideración. Servidor atento,

Albino Vargas Barrantes
Secretario General ANEP
Presidente Central Social Juanito Mora Porras (CSJMP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>