Pinceladas del neoliberalismo

El pensamiento de Friedrich A. von Hayek y el de Milton Friedman le dieron fundamento ideológico al planteamiento neoliberal. La teoría política neoliberal de Hayek, defiende una concepción mínima del Estado. El papel del Estado debe reducirse a brindar un marco jurídico que garantice las reglas elementales del intercambio.

La filosofía política del neoliberalismo está muy próxima a las tesis desarrolladas por Locke. El Estado defiende el derecho natural de propiedad y está limitado por las cláusulas individualistas de un hipotético contrato fundador. El derecho se convierte en el instrumento de protección del orden espontáneo del mercado. El liberalismo político es absorbido. Las ideas democráticas son relegadas a un plano secundario.

Un postulado fundamental del neoliberalismo es que la competencia pone a funcionar al máximo las energías latentes en los individuos que conforman el todo social, y así la extrema movilidad que se genera provoca una sociedad de bienestar. Para que este postulado se realice, el Estado debe restringir su papel protector de los ciudadanos, a fin de no atrofiar la iniciativa y la responsabilidad de las personas.

El neoliberalismo transforma todo en mercancías, bienes y servicios, incluyendo la fuerza de trabajo, y lo refuerza mercantilizando servicios esenciales, como los sistemas de salud y educación, y el abastecimiento de agua y energía.

Desde el punto de vista económico el planteamiento neoliberal puede ser entendido en términos de sus teorías de la distribución del ingreso y de la determinación del empleo: el mercado asegura que a los factores de producción se les pague lo que valen, anulando de ese modo la necesidad de las instituciones de seguridad social y de los sindicatos. Las instituciones de seguridad social pueden reducir el bienestar social y ocasionar desempleo por interferir con los procesos del mercado.

De acuerdo con la concepción neoliberal, el ajuste de los precios asegura una tendencia automática hacia el pleno empleo. Dentro de este esquema, las intervenciones de política para aumentar la ocupación causan inflación o incrementan el desempleo al desestabilizar el proceso del mercado. La implicación es que quienes formulan la política macroeconómica deberían desechar la administración de la demanda efectiva orientada al pleno empleo y adoptar reglas transparentes que resten discrecionalidad a las decisiones.

La agenda neoliberal formulada en el Consenso de Washington exige la liberalización financiera y comercial, la privatización, la desregulación, la apertura a la inversión extranjera directa, una tasa de cambio competitiva, disciplina fiscal y gobiernos más pequeños.

El sociólogo alemán Ulrich Beck ha señalado que “durante mucho tiempo, al neoliberalismo le ha interesado que la economía se separe del paradigma del Estado-nación y se dé a sí misma reglas transnacionales de funcionamiento. Sin embargo, la necesidad del Estado reaparece por todas partes en su variante más antigua: la garantía de la seguridad”. Garantía que representa derechos fundamentales de las personas en términos del acceso a bienes y servicios esenciales como la salud, la educación, los recursos hídricos y las telecomunicaciones.

3/16/2007
Fuente: La República

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>