RENUNCIÓ PRESIDENTE EJECUTIVO DEL IMAS

MARIETTA ESPINOZA M.
Diario Extra

Diego Víquez renunció ayer a su cargo de Presidente Ejecutivo, luego de reconocer que incurrió en un error al nombrar a su cuñado como su chofer personal.

El presidente ejecutivo del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), Diego Víquez, presentó ayer mismo su renuncia al cargo, luego de la publicación de DIARIO EXTRA en la que se reveló que Víquez nombró a su cuñado como su chofer personal.

Inmediatamente presentó su dimisión al Presidente de la República, Óscar Arias, en la cual justifica que el nombramiento de Asdrúbal Mora Segura, hermano de su esposa Wendy Mora Segura, se dio como una forma de brindar una oportunidad temporal de trabajo a un joven que había decidido abandonar el sistema educativo.

La carta agrega que “una vez que me enteré que la prohibición de afinidad le afectaba directamente, decidí solicitarle la renuncia sin derechos laborales. Lamentablemente, por hacer una acción bondadosa, se incurrió en un error. Asumo mi responsabilidad”, agrega la carta, firmada por el funcionario.

DIARIO EXTRA visitó el IMAS para conocer una versión de Víquez, pero por medio de la oficina de prensa se nos informó que el funcionario no daría declaraciones al respecto.

“VÍQUEZ ESTABA CONTRA LA PARED”

Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), considera que Víquez estaba contra la pared, “ya nosotros le seguíamos la pista desde hace varias semanas y no tenía otra opción que renunciar, considerando que él era el ideólogo de la ética en el gobierno”, indicó el sindicalista.

Para Vargas, las autoridades de gobierno no podrían sostenerlo ya que este caso es igual al ocurrido con José Lino Rodríguez, ex ministro de Educación Pública. “Nosotros creemos que esto fortalece la fiscalización ciudadana sobre los gobernantes, hace válida la acción sindical en la denuncia”, recalcó.

La ANEP estudia otros dos casos donde al parecer también se incumple con el código de ética del gobierno, uno de esos se da en Correos de Costa Rica S.A. Mora Segura se desempeñó como chofer personal de Víquez desde el 16 de junio del 2006 y hasta el 5 de marzo del 2007, cuando renunció alegando razones personales. Diego Víquez habría infringido el Reglamento Autónomo de Servicios y el Reglamento de Reclutamiento y Selección del IMAS.

También el Decreto 33146 firmado por el Gobierno el 24 de mayo del 2006.

_____________________________________________________________
ANEP EXIGIO SU RENUNCIA
_____________________________________________________________

En La Prensa Libre

•Por incumplir Código de Ética

Renunció el presidente ejecutivo del IMAS

• Suena como futuro jerarca el gerente general, José Antonio Li Piñar.

Krissia Morris Gray
La Prensa Libre

Diego Víquez Lizano renunció a su cargo como Presidente Ejecutivo del IMAS.

Tras ocupar el máximo cargo por diez meses del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), el presidente ejecutivo de la entidad, Diego Víquez Lizano, renunció ayer en la mañana.

La razón es que Víquez contrató, temporalmente, a su cuñado Asdrúbal Mora Segura como chofer personal. El periodo de contratación fue del 16 de junio de 2006 hasta el 5 de marzo de 2007, cuando devengó como salario la suma de ¢142.500 mensuales.

Asombro, sorpresa, tristeza y tensión fueron los sentimientos que dominaron el ambiente en las oficinas centrales del IMAS.

Esta es la segunda baja de la administración Arias Sánchez, pues en enero anterior dimitió de su puesto José Lino Rodríguez, como viceministro de Educación Pública.

La Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) le exigió explicaciones sobre el hecho de que había contratado a Mora, de 18 años, para ser su chofer, por lo que el funcionario incurrió en faltas al Código de Ética decretado por el presente gobierno, que fue firmado el 24 de mayo del año pasado. La agrupación laboral le solicitó su renuncia inmediata.

Víquez ha participado en varios procesos de redacción de códigos de ética para la administración pública.

En su carta tempranera al presidente de la República, Óscar Arias, Víquez detalló que “se trataba de brindar una oportunidad temporal de trabajo a un joven que había decidido abandonar el sistema educativo, con el fin de que decidiera reinsertarse nuevamente en él con el paso del tiempo. Una vez que me enteré de que la prohibición de afinidad le afectaba directamente, decidí solicitarle la renuncia sin derechos laborales. Lamentablemente, por hacer una acción bondadosa, se incurrió en error. Asumo absolutamente la responsabilidad. Renuncio de manera inmediata a mi cargo. No hay ningún puesto público que merezca empañar mi trayectoria ni la tranquilidad de mi familia. Le agradezco infinitamente la oportunidad de colaborar con su gobierno”.

Paradójicamente, integró la comisión gubernamental que elaboró el documento del Código de Ética del Gobierno, por lo que la situación contenida en el artículo 2 punto B que expresa la prohibición de nombrar parientes en puestos de confianza y se indica que el funcionario debe abstenerse a promulgar, autorizar, suscribir o participar con su voto favorable en decretos, acuerdos, actos y contratos administrativos que otorguen, en forma directa, beneficios para sí mismo, para su cónyuge, compañero o compañera o conviviente, sus parientes hasta tercer grado de consanguinidad o afinidad para empresas (…).

LA PRENSA LIBRE quiso profundizar más con Víquez sobre su dimisión, pero a través de su secretaria declinó la petición.

Consultado al respeto, Fernando Zumbado Jiménez, ministro de Vivienda y Asentamientos Humanos (Mivah) y coordinador del Sector Social, lamentó la salida de Víquez, pues en diez meses tuvo una destacada labor al frente del IMAS, al tiempo que contribuyó satisfactoriamente en los programas y planes sociales.

“Diego Víquez le dio un nuevo aire al IMAS, pues la institución sufrió un cambio positivo. Lamento la renuncia, pero demuestra la fortaleza de su carácter, pues prefirió renunciar antes de comprometer su nombre y el de la institución”, afirmó Zumbado.

A la Presidencia Ejecutiva

El gerente general del IMAS, José Antonio Li Piñar, ocuparía la vacante dejada por Víquez.

Según supo LA PRENSA LIBRE, además de enviar la carta de renuncia, Víquez conversó con el mandatario Arias para exponerle la situación presentada y agradecerle la confianza depositada.

Versiones extraoficiales apuntan que ayer, en el transcurso de la mañana, autoridades gubernamentales conversaron con Li sobre la posibilidad de asumir la presidencia del IMAS, por contar con el conocimiento pleno de la entidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>