Plada

Plada son las siglas que identifican uno de los más grandes esfuerzos de los últimos tiempos realizado desde las filas del Movimiento Sindical, en cuanto a ideas, planteamientos y propuestas radicalmente distintas a las tesis del neoliberalismo fundamentalista, excluyente y concentrador de la riqueza; tal y como lo hegemoniza el complejo proceso totalitarista del capital bancario-financiero y el control de las economías de países como el nuestro, a partir del rol que en ellas está imponiendo el imperio de las trasnacionales del corporativismo global.

Plada significa Plataforma de Desarrollo de las Américas y representa un esfuerzo colectivo y sistemático de varios años a partir de estudiosa elaboración impulsada desde la corriente sindical continental conocida como la CSA, la Confederación de Trabajadores y de las Trabajadoras de las Américas. Esta, a su vez, es la expresión en nuestra región de la Confederación Sindical Internacional (CSI).

La militancia sindical que nos inspira para la lucha social que desarrollamos en nuestro país lleva la impronta de la Plada al considerar que esta es sumamente congruente y altamente coincidente con los planteamientos que ya venían siendo generados por y desde la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), en los últimos años; planteamientos que hoy también cuentan con la cobertura sindical de corte confederal que nos da la Central Social Juanito Mora Porras (CSJMP).

De hecho, la CSJMP está en proceso de admisibilidad como integrante plena de la CSA y esperamos para próximas fechas la buena nueva obrera de recibir el beneplácito de ser socios oficiales de esta.

Plada nos muestra las grandes potencialidades de un movimiento sindical de corte obrero y de contenido social de cara al encuentro con la ciudadanía harta del engaño de la politiquería tradicional y de la reiterada estafa política cuatrienal (en el caso costarricense); puesto que nuestra traducción sociopolítica de la Plada para la situación actual de nuestro país, abre camino hacia la ansiada articulación de los sectores populares nacionales ya excluidos y descartados y/o ya en vías de serlo, ante un conjunto de políticas económicas que enfatizan en la concentración y no en la distribución; que priorizan precisamente en la exclusión y no en la inclusión en cuanto a una mejor repartición de los beneficios del crecimiento económico.

Recientemente ha llegado a nuestras manos la versión didáctica de la Plada, por lo que se procederá a reseñar para usted, que nos honra leyéndonos, sus cuatro ejes fundamentales.

Uno: la Plada “es una herramienta política y de lucha del sindicalismo de las Américas para la defensa y profundización de los derechos y la justicia a escala mundial. Efectivamente es una nueva herramienta política que surge ante la necesidad de profundizar las transformaciones impulsadas en años recientes por los proyectos políticos emancipatorios en curso en el continente”.

Aquí es relevante resaltar que los tropiezos políticos de esos proyectos políticos emancipatarios, resultado de la conjura neoliberal del nuevo golpismo que se ha venido manifestando en estos tiempos en la región, para nada descalifican y, por el contrario reafirman, las diversas expresiones de políticas públicas progresistas que se impulsaron y que se impulsan en varias de las hermanas nacionales latinoamericanas de alta resonancia mediática en los últimos tiempos.

Esta conclusión nuestra nos lleva a resaltar lo que dice el segundo eje fundamental de la Plada: “Es una alternativa y visión estratégica de desarrollo construida desde el movimiento de las y los trabajadores”.

En el caso específico de la ANEP que ha generado, fomentado, compartido y articulado procesos como la Tercera República, la propuesta Crisol (Por una nueva Costa Rica inclusiva y solidaria), las Diez medidas para enfrentar la crisis económica con inclusión social y productiva, así como la propuesta Hacia una reforma fiscal para la reactivación económica y del empleo; el proceso que ha seguido la Plada nos llevó a una directa interconexión con nuestras sueños obreros nacionales según nuestra propuesta de Sindicalismo Ciudadano.

“La Plada es una plataforma que contiene una serie de principios y orientaciones que involucran a todos los pueblos de las Américas y del mundo y a sus trabajadores y trabajadoras”. Así reza el tercer eje de la Plada, pues es de tal impacto su contenido que nos permite levantar una gran cantidad de banderas de amplia base. Efectivamente, el pensamiento de la Plada no expresa dogmatismos ni sectarismos, como tampoco esquematismos panfletarios que matan los esfuerzos de unidad y de articulación, para el regocijo de los sectores del capital hegemónico.

Precisamente, es aquí donde está el corazón de la propuesta Plada pues no solamente superó las barreras del dogmatismo sectario, sino las del corporativismo gremial cortoplacista, tan dañino el uno como el otro; puesto que y según nos lo resalta el cuarto eje de esta propuesta del sindicalismo continental de la CSA, la Plada “es el resultado de un diálogo continental del sindicalismo junto a movimientos sociales (ambientalistas, de mujeres, campesinos)”.

El documento impreso de la actual versión didáctica de la Plada nos resume, en nueve enunciados, las razones fundamentales de su surgimiento. Veamos: 1) como una reacción frente la crisis (se refiere a la llamada crisis financiera global que explotó en el 2008); 2) por crecimiento de la conciencia; 3) para contener las políticas perversas contra las y los trabajadores; 4) porque las y los trabajadores no deben pagar los costos; 5) porque la crisis va para largo; 6) porque los países centrales protegen a sus corporaciones; 7) porque las promesas neoliberales son mitos falsos; 8) porque debemos fortalecer los proyectos alternativos y emancipatorios; 9) porque el sindicalismo de las Américas avanza en la construcción de propuestas y crece en forma organizada a través de estos dos instrumentos: la Plada y la CSA.

Para el caso de nuestro país, la Plada hizo su presentación oficial en agosto del 2014, contando también con el respaldo de las corrientes sindicales Confederación de Trabajadores Rerum Novarum (CTRN) y la Central del Movimiento de los Trabajadores Costarricenses (CMTC).

En ese acto al hacer uso de la palabra nosotros planteamos: “La Plada representa la ruptura con el modelo neoliberal, ya que se centra en los derechos laborales, en la justicia social, en la transformación tributaria estructural, así como en la defensa del agua, la depredación ecológica; y porque las democracias de nuestros países transiten de su carácter representativo a uno participativo para finalmente convertirse en verdaderas democracias sociales”.

El eventual ingreso de la Central Social Juanito Mora Porras (CSJMP), a dos años de ese acontecimiento de la Plada en Costa Rica, nos dice de un potenciamiento de la acción sindical propositivo-progresista costarricense de amplio espacio; si consolidamos un esfuerzo de articulación responsable y sistemático de sacar la Plada del oficinesco diario quehacer sindicalista para convertirla en un elemento de formación estratégica, de revalidación del movimiento sindical como condición “sine qua non” de la Democracia.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>