Respuesta a interesados de la Municipalidad de Tibás, sobre las denuncias de la ANEP, con respecto a la gestión de su señor alcalde.

Señores y señoras
Alexander Delgado L.
Roberto López Alpízar
Carlos Romero
Ana Lucía Conejo Ortega
Francisco Araya Mora
Eladio Lobo
Mónica Gamboa Romero
Gerardo Enrique Araya Cordero
Tatiana Mejía Chacón
John González Quesada
Mario Lobo Carmona
Pamela Bonilla
Marvin Castillo Padilla
Xinia Lobo Díaz
Daisy Ravine Manley
Francisco Araya E
Martín Loría
Pilar Escorriola A.
Zeanne Páez Ordóñez
Felipe Montiel
Roberto Carlos Salazar Ulloa

Trabajadores y trabajadoras
Municipalidad de Tibás
Presente

Estimados señores y estimadas señoras:

En primer término, reciban ustedes el más respetuoso y atento de nuestros saludos.

Por esta vía damos respuesta a la nota fechada 26 de marzo de 2004, que ustedes nos dirigen; puntualizando de la siguiente forma:

Nunca como hoy en día, la imperiosa necesidad de la máxima transparencia en el ejercicio de la función pública, resulta un propósito imprescindible para la generación de la confianza ciudadana en sus gobernantes y en sus instituciones. No importa el sector institucional en que se desempeñe esa función pública, como tampoco importa la clase de puesto que se tenga y/o la calidad de la tarea. Se puede ser conserje, chofer, auditor, secretaria, profesional, alcalde, ministro, diputado ó presidente, lo que sea; siempre la obligación ética dominante será la misma en la función pública: estar propenso a ser auscultado, a la demanda de rendición de cuentas, a servir al usuario del servicio que brindamos, a honrar la confianza ciudadana que se nos dio con ocasión del acceso a un cargo público, ya sea por selección, por elección, por compadrazgo, por lo que fuere.

Ese es el único espíritu dominante en la denuncia que la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), formuló ante la Contraloría General de la República y que le fuera entrega, en forma personal, por los suscritos a la máxima autoridad de la misma; acerca de presuntas irregularidades que estaría cometiendo el actual Alcalde de la Municipalidad de Tibás, el distinguido ciudadano MSc. Percy Rodríguez Argüello.

Por ende, rechazamos, tajantemente que nuestra denuncia esté impregnada de “absurdos y temerarias manifestaciones”; mucho menos del mínimo sesgo malintencionado. Tampoco aceptamos que nuestras manifestaciones en la denuncia indicada sean “a todas luces difamantes, injuriosas y calumniantes”. Igualmente, rechazamos, con la misma vehemencia, que estemos pretendiendo “un revanchismo político dirigido contra el Señor Alcalde” y que busquemos su destitución. No hay en nuestra conducta ningún mecanismo indecoroso ni contrario a la ética, ni mucho menos afán de perjudicar a nadie. Tan es así que nada se escondió sobre nuestra denuncia y la misma apareció en nuestra página electrónica.

La ANEP no ha pretendido mancillar el nombre de ningún trabajador ni de ninguna trabajadora de la Municipalidad de Tibás. Las situaciones personales descritas en nuestra denuncia a la Contraloría General de la República, tienen el único propósito de que este ente contralor determine si ha habido o no alguna irregularidad en alguna de ellas, para que se tomen las medidas pertinentes, según el juicio de tal entidad y no el de la ANEP; que en todo caso, no es ningún juicio, sino tan sólo la puntualización de acontecimientos, decisiones y situaciones que pudieran ir contra la legalidad municipal en los distintos órdenes que contemplan esas situaciones.

Nuestro sistema democrático, afortunadamente, nos faculta para la acción social abierta, tanto para ustedes en cuanto ciudadanos y servidores públicos; como a la ANEP, en cuanto a institución laboral ampliamente reconocida por la sociedad costarricense. La misma legitimidad que a ustedes les asiste para defender la gestión del actual jerarca municipal, tal y como se desprende de su carta; es la misma legitimidad que a nosotros nos asiste para plantear, ante la instancia correspondiente, si esa gestión está apegada a la legalidad, sin que ello implique ninguna afirmación categórica que lesione la dignidad de nadie en particular. Cuando se trata del manejo de la cosa pública, lo menos que podemos hacer es molestarnos porque se nos pida cuentas de lo que estamos haciendo, al administrar los bienes patrimoniales y legales de la comunidad a la que servimos.

Sin duda alguna que este tipo de situaciones son de inobjetable interés ciudadano, tanto en el plano cantonal, como en el nacional. ANEP está lista para lo que creemos que debe ser el necesario debate público al respecto, por los diferentes medios de comunicación colectiva.

Respetuosamente,

Comité Seccional ANEP-Municipalidad de Tibás

Iris Cervantes Paniagua
Presidenta

Jorge Rojas Arias
Vicepresidente

Albino Vargas Barrantes
Secretario General
Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP)

——
c.:Junta Directiva Comité Seccional ANEP-Municipalidad de Tibás.
c.:Junta Directiva Nacional de la ANEP.
c.:Trabajadores y trabajadoras de la Municipalidad de Tibás.
c.:Archivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>