Solicitamos a la Defensoría intervenir en muerte de trabajador de PASA

El pasado lunes 2 de julio, la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), solicitó por medio de una carta, dirigida a la Defensora de los Habitantes, Ofelia Taitelbaum Yoselewicz, intervenir en la muerte de un hombre que prestaba los servicios a la empresa mexicana PASA, que a la vez es contratada por la Municipalidad de San José; para que preste los servicios de recolección de basura y aseo de vías.

La muerte del ciudadano Álvaro Espinoza Ramírez, de unos 50 años, se suscitó el pasado viernes 25 de abril de 2014, cuando un camión de la empresa PASA lo prensó contra un poste, mientras este se encontraba prestando servicios de recolección de basura con dicha empresa, bajo condiciones laborales ilegales.

Lo anterior debido, a que el fallecido tenía acreditada su pertenencia al programa social “Manos a la obra”, del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y luego de cumplir lo habitual que le exigía el mismo, se incorporaba a las labores propias del contrato privado PASA. De hecho, el día del accidente, había dejado de laborar para “Manos a la obra” y estaba con poco tiempo de incorporación al proceso PASA y con el equipo del camión recolector que, finalmente, le generó el accidente que le costó su vida.

Nuestra intención de que la Defensoría de los Habitantes intervenga en el caso, es para que investigue y determine las condiciones laborales en las que se encontraba el ahora fallecido con la empresa PASA, con el objetivo de que esta se haga responsable por lo sucedido, ya que la muerte habría quedado registrada como un accidente de tránsito, lo que eximió a PASE de cualquier responsabilidad.

A continuación la carta enviada por nuestra organización a la Defensora de los Habitantes.

San José, lunes 2 de junio de 2014.
S.G. 13-17-0623-14

Honorable señora
Licda. Ofelia Taitelbaum Yoselewicz
Defensora de los y de las Habitantes
DEFENSORÍA DE LOS HABITANTES DE LA REPÚBLICA

Estimada señora:

En primer término, tanto la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), como la Junta Directiva de la Seccional ANEP-Municipalidad de San José, le expresamos el más atento y respetuoso saludo.

El pasado viernes 25 de abril de 2014, falleció en el Hospital San Juan de Dios, el ciudadano don Álvaro Espinoza Ramírez, de unos 50 años de edad, quien venía obteniendo unos dineros para subsistir de parte del programa “Manos a la obra”, promovido por el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), establecido como política pública para atender el grave problema social del desempleo. Don Álvaro, soltero, se encargaba de la manutención de su señora madre, doña Virginia Ramírez Umaña, una persona cercana a los 80 años de edad. Con ella vivía en la ciudadela Metrópolis 1, casa 259, en Pavas.

Quienes conocen de cerca el caso están en condiciones de afirmar que don Álvaro, al momento del trágico accidente que acabó con su vida, estaba prestando servicios a la empresa privada PASA, firma contratada por la Municipalidad de San José para realizar labores de limpieza urbana y de recolección de basura, empleando sus propios camiones para tales efectos, pero empleando personal asalariado de la mencionada entidad, la cual, además, le da el combustible para dicho equipo. Los parientes de don Álvaro nos indicaron de que él laboraba para el programa “Manos a la obra”, entre las 6 y las 10:30 – 11 de la mañana; y luego de tal hora, se incorporaba a PASA.

Algunas informaciones obtenidas por la ANEP nos dicen que el funcionario municipal, don Julio Alexánder Vargas Jiménez, se encargaba de “reclutar” personas trabajadoras en la misma condición social que el fallecido, don Álvaro, para adicionarlas a la labor de contratación encomendada a la empresa PASA; y, presuntamente, les entregaba dinero, en sus propias manos y en efectivo contante y sonante, periódicamente, a cambio de la contraprestación laboral que le hacían a la mencionada firma; contraprestación laboral en una total ilegalidad.

El fallecido tenía acreditada su pertenencia al programa social “Manos a la obra”, del IMAS y luego de cumplir lo habitual que le exigía el mismo, se incorporaba a las labores propias del contrato privado PASA. De hecho, el día del accidente, había dejado de laborar para “Manos a la obra” y estaba con poco tiempo de incorporación al proceso PASA y con el equipo del camión recolector que, finalmente, le generó el accidente que le costó su vida.

Las hermanas de don Álvaro, las señoras Lilliam Ramírez Umaña (cédula No. 1-600-237) y Olga Martha Espinoza Ramírez (cédula No. 1-849-903) están en condiciones de aportar los elementos suficientes para afirmar que su pariente murió “laborando” para PASA aunque ésta sabía de la precariedad de las condiciones de empleo que ello suponía; y que, además, recibía un dinero en efectivo de parte del arriba citado funcionario municipal; una cantidad semanal de dinero oscilante entre los 35 y 60 mil colones, que le eran entregados en mano.

Otro pariente del fallecido, don Omar Madrigal Méndez, cédula No. 6-189-504, también consternado por lo sucedido, nos ha indicado de su disposición para aportar los elementos del caso que lleven justicia al hogar de don Álvaro. Don Omar tiene el siguiente número celular: y él es el esposo de doña Lilliam.

La presunta e ilegal circunstancia de la muerte de don Álvaro habría generado cierta presión para que sus compañeros de faena al servicio de PASA, ni siquiera asistieran a sus honras fúnebres, pues el funcionario municipal don Julio Alexánder Vargas Jiménez así se los habría planteado. Es más, se nos ha afirmado que el chofer del camión de PASA al momento del accidente que le costó la vida a don Álvaro, dejó ya de laborar para dicha empresa. Se aduce que se le impidió hablar con la familia doliente, que habría sufrido un proceso de hostigamiento y que le indicaron que si se involucraba con el asunto, “se le dejaría solo” ante el proceso subsiguiente de una muerte bajo la pantalla de “accidente de tránsito”.

Los parientes de don Álvaro Espinoza Ramírez están convencidos de que se urdió una especie de conjura para que su muerte quedara como un “accidente de tránsito” y no como lo que en verdad fue: un accidente laboral en el amplio sentido del término, cuando él trabajaba para la mencionada empresa en las condiciones de precariedad ya explicadas, totalmente al margen de nuestras leyes sociales y laborales y de Seguridad Social; situación que se daba desde el pasado mes de enero cuando se sostiene que fue “contratado” por el mencionado funcionario público, presuntamente.

Acudimos a la Defensoría de los Habitantes de la República para que, con la majestad de ética que le asiste y con la credibilidad de que goza, amén de su prestigio moral y la ley que le sustenta, inicie un proceso de petición de informes y de rendición de cuentas que, necesariamente, debe involucrar a la Municipalidad de San José, al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), al Instituto Nacional de Seguros (INS), a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), a la Dirección General de la Policía de Tránsito y hasta el Ministerio Público-Fiscalía General de la República; pues alguna persona, entidad, despacho debe hacerse responsable, de manera directa por la muerte del ciudadano don Álvaro Espinoza Ramírez y alguna entidad debe indemnizar a la familia doliente, en especial a la señora madre de él quien era el responsable de su subsistencia.

La Defensoría de los Habitantes de la República, cuya presencia fue importante para que se suscribiese el “Acta de acuerdo de levantamiento de huelga en la Municipalidad de San José”, movimiento laboral ocurrido el pasado lunes 12 de mayo de 2014; debe considerar que es clamor laboral del personal de esta entidad, una decidida intervención para evitar que tal muerte quede impune y para que el fallecimiento, el sacrificio de don Álvaro, sirva para testimoniar que no es posible que nuestra sociedad tolere la precariedad laboral, la violación a los postulados y leyes de nuestro Sistema de Seguridad Social y que no puede el lucro mercantil privado acrecentar su renta con los negocios de los servicios públicos a costa de la miseria social del desempleo y la desigualdad.

Quedamos a su entera disposición para apersonarnos ante su despacho su usted lo estimara pertinente para ampliar sobre nuestra aspiración, solicitud y petición; de la misma manera que los parientes de don Álvaro, quienes reciben copia de la presente.

De manera anticipada le agradecemos la urgente intervención que le estamos solicitando.

Albino Vargas Barrantes
Secretario General ANEP

Antonio Ortiz Fiorabanti
Presidente Junta Directiva
Seccional ANEP-Municipalidad de San José

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>