Alerta general: CEN-CINAI en peligro de privatización

¡¡¡ALERTA GENERAL!!!
CEN CINAI

OTRO PROGRAMA DE BIEN SOCIAL,
CON RUMBO A LA PRIVATIZACION

1- Desde hace más de diez años, cuando en el Ministerio de Salud se discutía cómo canalizar los dineros provenientes de las actividades efectuadas por los Comités de Nutrición (entidades compuestas por personas que colaboraban con el programa, haciendo rifas, “ventas de garaje”, turnos, contribuciones voluntarias por concepto de matrícula, entrega de leche y cuantas iniciativas impulsaban aquellos organismos), para paliar la situación precaria que atravesaba el programa en todo el país; denunciamos que la propuesta institucional de convertir esos comités en “Asociaciones Específicas de Desarrollo”, con personería jurídica propia, para que administraran a plenitud cada centro, no era ni más ni menos que el camino directo hacia la privatización del programa CEN-CINAI.

2- Hoy vemos como nuestra premonición (presentimiento) comienza a tomar fuerza. Así se comprueba cuando observamos que los CEN CINAI tienen cada vez menos apoyo del Gobierno; obligando a las asociaciones a asumir (a excepción del pago del personal permanente y, en gran medida, el de la alimentación de los niños y adultos que se benefician del programa), todos los gastos complementarios para la subsistencia del centro, entiéndase pago de agua potable, electricidad o gas licuado, los enseres para la preparación de los alimentos, limpieza del centro, y, en general, todo el equipo logístico que requiere un centro con semejante complejidad; sin dejar de lado la atención y manutención total del inmueble, so pena de ser cerrados por el mismo ministerio, si no se cumplen en detalle con lo estipulado por ley.

3- Además, el personal actual de los CEN-CINAI presenta severas condiciones de explotación laboral, deteriorado ambiente infraestructural y condiciones ambientales muy desventajosas; riesgo alto en materia de salud ocupacional y de enfermedades típicas de la delicada pero tensa y pesada labor de cuido infantil y todos sus fenómenos asociados, lo que representa una alta carga de trabajo. Por otra parte, la escasez de personal motiva que las ausencias en un centro, deben cubrirse con desplazamientos abruptos desde otro centro, sin tener consideraciones sobre distancias de desplazamiento, costos de pasajes, sin pago alguno por el reemplazo y recargo y otros problemas adicionales.

4- En estas circunstancias, las juntas directivas de “Asociaciones Específicas”, compuestas por madres y padres de familia de niños beneficiarios del programa, en su mayoría de muy escasos recursos y con poca o nula preparación para la administración de un centro de atención como el CEN o el CINAI de su comunidad; se ven obligados por el poco apoyo que les brida el Gobierno y el agobio que representa las muchas exigencias que el programa requiere, a renunciar al cargo por temor a las implicaciones que conlleva el mismo en el ámbito legal.

5- Aunado a lo anterior, existen según lo manifiestan algunas personas miembros de las asociaciones, poca estimulación a su labor y fuertes presiones por parte de las altas autoridades, para que se cumpla con los reglamentos y las directrices emanadas de la Dirección de Centros Infantiles: algunas veces poco coherentes entre lo definido técnicamente y la realidad económica de la asociación. En ese sentido anotan cambios de menú, que contrastan con el presupuesto y con la lógica de la equidad.

6- En este mismo orden de cosas, cabe destacar que en lo que va del año, el Gobierno no ha girado los dineros provenientes de FODESAF, para que en los centros se atienda la alimentación de los y las usuarias de programa y se dice que esos dineros se girarán hasta el próximo mes de abril, lo que pone a correr a las juntas directivas de las asociaciones y a hacer malabares junto a todos los padres de familia para mantener el centro abierto.

7- En consecuencia, lo que está ocurriendo en los CEN CINAI, es lo mismo que el Gobierno de la República le ha recetado a otras instituciones que quiere privatizar. Primero trata de desmejorar con la retención del presupuesto los programas de bien social, al tiempo que traspasa a los usuarios, mediante leyes o decretos que en apariencia dan poder a los ciudadanos, el peso de la administración de los mismos; y, una vez desfinanciados por completo, ante la inminente deserción de las asociaciones por la inercia de los programas, los entrega a empresas con capital suficiente, para que sean éstas las beneficiarias de la ley que una vez emitió para las personas más necesitadas. Eso se conoce en la economía de mercado, como negocios cautivos. Así no hay pierde, dice nuestro pueblo.

8- Así las cosas, no nos queda más que hacer lo que en el pasado hemos hecho para defender los CEN CINAI: Salir a las calles a reclamar el presupuesto y exigir reglamentos claros que no permitan el traspaso de estas entidades a las empresas privadas. Tengamos presente que en estos días, en el periódico oficialista, se estimula a las empresas privadas para que financien directamente estos y otros centros de atención a las personas con riesgo social. Por esa vía, dejarán de cotizar al modelo solidario, se morirá FODESAF, y que cada quién se las arregle como pueda.

Las instituciones públicas son de todos y de todas: defenderlas es nuestra obligación
RESCATEMOS LOS CEN-CINAI
¡No al negocio con las necesidades más sentidas de los sectores más desprotegidos de nuestra población!

Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados, ANEP

Regrese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>