Primero de mayo: Hoy somos Omar Dengo… hoy somos Carmen Lyra…

Hoy somos zapateros… Hoy somos panaderos. Hoy somos obreros tipógrafos… Hoy somos sastres… Hoy, PRIMERO DE MAYO DE 2013, cien años después, recordamos la hazaña histórica de nuestros compatriotas, los de renombre y los anónimos, ticos y ticas, quienes desde el PRIMERO DE MAYO DE 1913 nos dejaron la misión de recordar por siempre que en este glorioso día hemos de festejar el DÍA INTERNACIONAL DE LA CLASE TRABAJADORA, inclinándonos, reverencialmente, ante el legado eterno de “Los Mártires de Chicago”: la Jornada de 8 horas.

Aquel PRIMERO DE MAYO DE 1913 ilustres costarricenses como Omar Dengo, Carmen Lyra y Joaquín García Monge, pronunciaron sublimes discursos que, de un modo u otro, 100 años después, siguen teniendo una vigencia impresionante. Decía don Omar Dengo: “Niego y califico de mentida y pobre la conquista que a la Revolución Francesa se le atribuye” (se refería a lo de “Libertad, Igualdad y Fraternidad”)… _“La igualdad existe en cuanto a que existe el mismo contubernio que siempre ha habido entre el poder político y el poder del oro; la libertad en cuanto a que continúan impunes todos los atropellos con que la prepotencia viola los derechos del débil”_… ¡Impresionante! Es como si el profesor, insigne educador, don Omar Dengo, estuviera hablándonos hoy, ¡cien años después!

Y el no menos insigne patriota, educador también, don Joaquín García Monge, indicaba: “Ya sabemos que las efemérides y los héroes del trabajo no resplandecen con el brillo de los del Estado o los de la Iglesia, ni sus renombres resuenan pomposamente en los largos corredores de la historia; todos ignorados, ni se recuerdan, ni son objeto de culto”. ¡Qué clase de enseñanza!: Solamente “los y las de abajo” han de reivindicar a sus iguales.

La extraordinaria visión de don Joaquín García Monge indicó a quienes le escucharon ese Primero de Mayo de 2013 que esta histórica fecha constituía una doble celebración para los y las costarricenses y para el pueblo centroamericano: “Para el trabajador centroamericano el Primero de Mayo es doblemente significativo en lo que importa a su condición de hombre y artesano. En un día como este, hace 56 años, el filibustero yanqui desistió de su primera tentativa de conquista armada del territorio que nuestros mayores nos heredaron”. Don Joaquín García Monge, nos recordaba ese Primero de Mayo de 2013 que, precisamente el Primero de Mayo de 1857, el esclavista gringo William Walker se rendía ante las tropas costarricenses. Hoy, en el 2013, ya hace 156 años de tan grande acontecer. La “historia oficial” costarricense nos ha impedido valorar en su real dimensión que fue lo que pasó, en realidad, con los llamados “filibusteros”. En la escuela y en el colegio se nos enseñaba que eran una banda de “aventureros”, sin “ton ni son”. ¡Qué va!…

Nosotros mismos y sin presunción alguna, a propósito de la visita al país del señor Barack Hussein Obama, Presidente de los Estados Unidos de América, en carta abierta que la organización para la cual militamos entregó el lunes pasado en la embajada de dicho país en el nuestro; recogimos esa enseñanza de don Joaquín García Monge, indicando lo siguiente: “El Presidente Obama debe saber que fue en suelo costarricense, durante el desarrollo de la Campaña Nacional de los años 1856-1857, cuando fue derrotada la primera incursión de signo imperial de corte estadounidense en territorio latinoamericano; y que, precisamente, el 1 de mayo de 1857 fue derrotado el jerarca militar gringo de tal invasión, William Walker, quien se rindió ante las fuerzas costarricenses comandadas por el General José Joaquín Mora Porras, hermano de nuestro Héroe Nacional y Libertador de la Patria, don Juan Rafael Mora Porras, don Juanito Mora, quien era el Presidente de la República de Costa Rica por esos años y quien estuvo al mando de la indicada Campaña Nacional”. (Texto completo de esta carta en www.anep.cr ).

Y nuestra querida Carmen Lyra, aquel histórico día Primero de Mayo de 1913 enseñaba ya la importancia de la fecha y el concepto de solidaridad proletaria internacional. Ella le dijo a aquel auditorio de zapateros, panaderos, obreros tipógrafos, sastres y otros costarricenses lo siguiente: “Y no creáis es sólo un día de fiesta para los obreros de nuestro país: hoy es el día de fiesta de casi todos los obreros del mundo. En este momento, en muchas grandes ciudades, miles de ellos desfilan por las calles, con los rostros y los corazones aborozados, sintiéndose como los nuestros, hermanos de todos los obreros de la tierra”.

En este día, Primero de Mayo de 2013, cien años después, la lucha obrera, social, cívica y patriótica continúa y la agenda del pueblo trabajador tiene gigantescos desafíos. Veamos algunos:

PRIMERO: Urge una elevación sustancial, de carácter general y estructural, de los actuales niveles de todos los salarios mínimos, de forma tal que se dé una ampliación de su poder de compra y haya un poco más de poder adquisitivo en el bolsillo del trabajador. Esto es radicalmente distinto a las rutinarias fijaciones semestrales por costo de vida.

SEGUNDO: Necesitamos salvar a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), liberándola del secuestro en que la han tenido ciertos grupos corporativos internos y externos. Hay que atajar su privatización paulatina y silenciosa y considerar, entre otras propuestas, la implementación práctica de las “Diez medidas para comenzar a ordenar la Caja”, formuladas por importantes y representativas organizaciones de la sociedad civil.

Particularmente, la sostenibilidad futura y segura del Régimen de Pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), es tarea primordial del movimiento obrero y social. El trabajador no aguanta ni que le suban la cotización ni la edad para pensionarse.

TERCERO: Contra la perversa tesis del “Salario Único” en toda la Administración Pública, primer paso del camino neoliberal hacia la homologación “hacia abajo” de los salarios en Costa Rica para nivelarlos con el resto de los países centroamericanos metidos en la cortina de fuerza de los TLC’s, particularmente el Tratado de Libre Comercio que nos fuera impuesto con los Estados Unidos de América.

CUARTO: Por un cambio profundo en el carácter sumamente regresivo del sistema tributario costarricense, cambiándole de rumbo hacia la progresividad; de forma tal que, proporcionalmente hablando, en materia impositiva, deje de pagar más quien menos tiene.

QUINTO: Para que haya plena Libertad Sindical en amplios sectores de la economía privada, hoy privadas de ella, como las plantaciones agrícolas de banano, piña y melón, en las cuales los trabajadores sufren persecución por intentar materializar este Derecho Humano Fundamental, ratificado por Costa Rica en todos los tratados internacionales que el país ha firmado en este ámbito de la democracia real.

Hoy Primero de Mayo de 2013, todos y todas seremos Omar Dengo… seremos Joaquín García Monge… seremos Carmen Lyra… seremos zapateros, panaderos, tipógrafos y sastres… Seremos clase obrera y movimiento social en la calle… como debe ser… como hace cien años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>