Se viene gran conflicto en la Muni de San José

Estimada señora:

En primer término, reciba usted un saludo atento y respetuoso, a nombre de la Junta Directiva de la Seccional ANEP-Municipalidad de San José, así como también de parte de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP); entidades que los suscritos representamos con mucho orgullo.

Tres temas ocupan la presente misiva que dirigimos a su digna autoridad bajo el formato de Carta Abierta, pues deseamos que todas las personas trabajadoras asalariadas de la Municipalidad de San José, especialmente aquellas que nos han delegado la representación y defensa de sus intereses económico-sociales y reivindicativo-gremiales, se enteren lo más rápidamente del contenido de la presente.

Además, es nuestro interés que toda la población trabajadora institucional, que todas las autoridades políticas internas y el ámbito político nacional del momento, se enteren de nuestro planteamiento aquí vertido; tanto como las comunidades usuarias de los servicios de la Municipalidad de San José, la opinión pública nacional y, por supuesto, los diferentes medios de comunicación colectiva.

Estimamos que ha llegado la hora para un debate lo más abierto posible, de cuál es la naturaleza de la institucionalidad pública representada en la corporación municipal más grande e importante del país; cuáles son las principales “herencias de gestión” que nos ha dejado el ingeniero Johnny Araya Monge; e, igualmente, su propia y misma responsabilidad compartida en todo ello, señora alcaldesa García Pérez, toda vez que usted integró la misma fórmula electoral municipal con él y usted compartió gran parte de la gestión con él, antes de que él “brincase” al escenario político nacional. Y ambos son del mismo partido político como es público y notorio.

Primer tema: Su pretensión, señora alcaldesa García Pérez, para una renegociación integral de la actual y sexta Convención Colectiva de Trabajo (CCT), proceso éste que usted pretende iniciar el próximo miércoles 9 de abril de 2014. Nuevamente le indicamos que este documento es oficial de parte de la Junta Directiva de la Seccional ANEP-Municipalidad de San José, así como de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP).

Le recordamos que somos la organización sindical de mayor membrecía, la agrupación laboral mayoritaria y que según nuestras leyes laborales ninguna gestión que pretenda modificar y/o renegociar la actual CCT, tendrá éxito sin nuestra participación. Ahora bien, en cuanto a su pretensión de renegociarla integralmente, debe quedarle a usted bien claro que nos oponemos, rotundamente, a tocarle una sola coma al texto actual de la CCT, aunque hay aspectos que sí deberían mejorarse para beneficio de la población trabajadora de la Municipalidad de San José.

Nuestra concepción es que este instrumento de negociación colectiva, el más importante en su ámbito de toda la legislación laboral costarricense, debe ser visto para el desarrollo de la justicia en el empleo y de mejoramiento de las condiciones de trabajo; jamás nos prestaremos para revertir derechos alcanzados, desmejorar logros sociales y, mucho menos, afectar la estabilidad laboral. Lo que pasó con la cesantía fue una imposición externa, una violación a mansalva de derechos que consideramos adquiridos; grave violación ejecutada desde el más alto tribunal de la República y con su propio beneplácito, señora alcaldesa García Pérez. En ANEP vemos esta circunstancia tan grave que ya hemos iniciado el camino de la denuncia internacional y esperamos que el asunto, en algún momento futuro, se ventile en el propio seno de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Considerando el ambiente laboral interno que su estilo de gestión ha venido generando (de lo cual hablaremos más adelante), la ANEP no considera que haya condiciones para sentarse con usted a hablar de renegociar, en todo o en parte, nuestra Convención Colectiva Trabajo: que es el derecho laboral más sagrado que nos queda. Usted no muestra buena fe ni da señales positivas, luego de que accedimos a una modificación para racionalizar el pago de la dieta a la representación patronal en el seno de la Junta de Relaciones Laborales (JRL), de la institución, pues nos pareció una medida oportuna. Pero, ¡hasta aquí! No vamos a entregar ni un solo derecho laboral que tenga sostén jurídico, que tenga justicia moral y que no esté reñido con la ética en la función pública.

¡No, señora alcaldesa García Pérez! No cuente con la ANEP para que involucionemos en el ámbito del Derecho Laboral; para que revirtamos conquistas convencionales que humanizan nuestro empleo; y que, por el contrario, más bien merecen desarrollarse a la luz de los compromisos que el país ha adquirido en el ámbito de lo que la Organización Internacional del Trabajo (OIT), denomina “Trabajo Decente”, aunque en Costa Rica se pretenda una tergiversación y una aplicación “light” de tal concepto.

Por tanto, respetuosamente, le reiteramos que no aceptamos más cambios, ni una sola coma, en el actual texto convencional. Usted no ha creado las condiciones para un diálogo franco, bien intencionado, transparente y nosotros, desconfiamos profundamente de sus intenciones al buscar tal renegociación de la sexta Convención Colectiva de Trabajo (CCT); misma que, muy a pesar suyo, sigue siendo la ley laboral máxima que norma las relaciones obrero-patronales en la Municipalidad de San José.

Segundo tema: El proceso de privatización en desarrollo que representa la empresa PASA. La ANEP se encuentra abocada, en estos momentos, al desarrollo de una serie acción de análisis jurídico de ese nefasto contrato privatizador de varios de los más importantes y estratégicos servicios que brinda la Municipalidad de San José. Si se quiere, este contrato representa la herencia más perversa de la gestión del señor Araya Monge cuando conducía los destinos de esta municipalidad. Parece que podría haber serios vicios de legalidad desde el mismo momento licitatorio y desde el mismo momento en que se le dio a tal empresa, este contrato que nosotros calificamos como leonino. Empleamos el término leonino porque todas las ventajas de este contrato son para la empresa PASA, mientras la municipalidad debe asumir las condiciones más duras del mismo: proporcionar fuerza de trabajo asalariado, combustible, pago de alquiler de vehículos de diverso tipo y otros.

Pero ese carácter leonino de tal contrato, ha llegado a tales niveles de afectación que, deliberadamente y con su propia complicidad, señora alcaldesa García Pérez, se está dejando “morir” la maquinaria de la institución, en lo que es como una especie de “complot” para reducir al mínimo el servicio directo y ampliar la contratación privada de esta empresa, fortaleciéndole su tasa de ganancia; pero, a la vez, reduciendo al mínimo el ámbito directo de la gestión pública municipal, amenazando cientos de empleados y llevando enorme incertidumbre a una importantísima cantidad de familias trabajadoras costarricenses que se sustentan con el salario que se ganan laborando para la Municipalidad de San José.

Esta situación de agresividad contra nuestros propios trabajadores, especialmente, los de los servicios de recolección, limpieza urbana, parques, bacheo, hidrología y otros; ha llegado a tal nivel de conflictividad que resulta insostenible el desarrollo de una confrontación abierta de insospechadas consecuencias; toda vez que la imposición de las máquinas barrenderas, se percibe como una provocación intolerable, ya no solamente amenazante directa de la estabilidad laboral, sino de la propia dignidad, la propia autoestima y la mismísima condición humana que significa ser trabajador asalariado.

Aquí, señora alcaldesa García Pérez, se “juega con fuego”, porque lo que se nos está mandando a decir es que ha llegado algo así como el episodio final de nuestra vida laboral al amparo del Derecho, de la Constitución, de los tratados internacionales que el país ha firmado en materia de Derechos Humanos y la propia Doctrina Social de la Iglesia Católica.

Tenemos una concepción humanista del Trabajo. Por ello, resultan intolerables las provocadoras señales de precarización del empleo municipal, de flexibilización laboral y de quitarle al empleo asalariado toda la concepción filosófica que lo impregna desde que en este país tenemos Código de Trabajo. Cuando usted, señora alcaldesa García Pérez decide emplear mano de obra carcelaria y/o mano de obra en condición de indigencia, usted degrada la naturaleza sagrada del Trabajo y ofende, profundamente, a cada compañero de todos esos servicios que hemos mencionado.

Se da la circunstancia de que en una comunidad josefina habita un compañero con empleo formal en esta municipalidad, junto a una persona que labora en esas condiciones de precariedad y de flexibilidad laboral; persona ésta que acepta cualquier cantidad de dinero, por más poca sea, a cambio de tener “algo” y esta decisión gerencial-administrativa de su despacho y de su gestión, no solamente es completamente repudiable, sino generadora de condiciones de violencia intervecinal y en el seno del entorno laboral.

Nosotros entendemos que usted, por todo lo que viene haciendo, es partidaria del pensamiento neoliberal; ese pensamiento que tanto dolor y sufrimiento ha causado en muchos lugares del planeta, en América Latina y en nuestro país. Por ello, no se extrañe si en lo sucesivo le hemos de seguir llamando, “alcaldesa neoliberal”; pero viera usted, que al plantearle esto recogemos un pensamiento ya muy extendido en esta Municipalidad de San José, de que su concepción de la gestión municipal no tiene ni un pizca de Humanismo; y que usted siente que los trabajadores formales, los sindicatos que les representan (especialmente, la ANEP que es el mayoritario), nuestra convención y nuestros derechos, son un “problema” para usted.

Pero como no puede cambiar esta realidad tan rápido como usted quisiera, usted ha venido impulsando una estrategia de una especie de “muerte lenta” de nuestro empleo; propiciando (como lo dijimos arriba), que se muera todo tipo de maquinaria, que no se repare nada, que se retarde al máximo la compra de repuestos por más sencillos que sean; y ahora, que venga fuerza laboral a trabajar “por hambre”, sin derechos de ninguna naturaleza y abofeteando así, a mansalva, la dignidad y la autoestima laboral del personal con empleo formal en las labores operativas y las administrativas de la institución; al punto de desconocer hasta las opciones laborales de corte profesional de que dispone la municipalidad, para salir a buscar afuera este tipo de soporte de gestión.

Tercer tema: El carácter confrontativo de su gestión en relación con el personal de la Municipalidad de San José. Usted, señora alcaldesa García Pérez, ha optado como su política central y “estratégica” de recursos humanos, el miedo. Usted ha instaurado un estilo de gestión de corte autoritario, sumamente verticalista e irrespetuoso de la dignidad laboral y profesional de su equipo de trabajo; ya no solamente del que está más cercano a su despacho, sino de toda la comunidad laboral de la Municipalidad de San José.

Es tal la atmósfera de miedo que usted ha entronizado que a la propia ANEP nos llegan relatos de situaciones de gran controversia entre usted y su equipo de trabajo, muchos de cuyos integrantes se sienten humillados por usted que los confronta constantemente y los descalifica a menudo; al punto de que no se imagina usted la gran cantidad de resentimiento y enojo que usted viene acumulando; pues la conclusión que extractamos de toda esta penosa situación, es que para usted nadie sirve; que usted considera que todo el mundo es corrupto e inútil en la institución; y que si usted pudiera, no “dejaría títere con cabeza”. Evidentemente, una gestión así está destinada al fracaso y no sabemos si usted, en verdad, quiere lograr que su gestión como alcaldesa resulte desastrosa; tanto como para desacreditar todo lo que representa la Municipalidad de San José; como si fuera una especie de estratagema para mostrarle a la comunidad capitalina, y al país, que lo público no sirve y que es lo privado lo que sirve.

En este tema de la corrupción, bien es sabido por el país cuál es la naturaleza de la ANEP, como organización que denuncia por medio de los diversos medios de comunicación, situaciones que estimamos como irregulares en la gestión de la cosa pública. En lo específico, en lo que nos ocupa al respecto en esta Municipalidad de San José, aprovechando la circunstancia de que esta misiva tiene carácter de Carta abierta; estamos haciendo una vehemente, responsable y seria instancia, a la cúpula jerárquico-profesional de la institución, a sus mandos medios técnico-operacionales, a profesionales sin responsabilidad de jefatura, a todos y a todas quienes tengan en poder información sensible y que puedan demostrar cosas irregulares, para que nos la entreguen.

Para que se la den a la ANEP, para que nosotros podamos revisarlas y lanzarlas, si corresponden, a la luz pública. La ANEP está en condiciones de garantizar la más estricta confidencialidad, la mayor y segura confidencialidad, el más estricto secreto; incluso, para autoprotegerse y hasta “curarse en salud”, si es cierto que la corrupción “está por todo lado” en esta municipalidad, como quiere hacerlo ver la señora alcaldesa.

Sin ser especialistas en Administración, la ciencia de la gestión corporativa moderna, tanto pública como privada, estriba en una complementariedad de esfuerzos integrados entre la jerarquía conductora de la gestión y el personal que plasma la misma en los niveles operativos y administrativos. Si el personal no está “enamorado” de la tarea, y si su principal figura conductual le agrede todos los días de diversa formas; no es posible obtener ningún tipo de éxito. Si usted decidió instaurar un estilo de gestión confrontacional, entonces no puede esperar otra cosa en otra dirección.

Señora alcaldesa García Pérez: Usted ha puesto a sufrir a muchas personas trabajadoras de esta municipalidad. Usted ha agredido de varias formas, la autoestima laboral y la dignidad profesional de una buena parte del personal de la Municipalidad de San José, en los más diversos ámbitos de gestión. Y usted está llegando a límites insoportables para la dignidad de la condición trabajadora de los seres humanos asalariados de esta institución.

Por eso hemos decidido incrementar al máximo nuestros esfuerzos sindicales y sociales para enfrentar el desafío provocador que implica su gestión al frente del municipio más importante del país. Pero eso hemos decidido que esta asunto debe salir a las comunidades josefinas; debe ventilarse en el nuevo escenario legislativo; debe ocupar la atención inmediata del señor Presidente electo, el señor Luis Guillermo Solís Rivera; debe hablarse de ello en toda la prensa nacional.

Por eso hemos decidido, acudir a la estrategia de la movilización sostenida como nunca antes lo pensamos y con las familias trabajadoras que su estrategia neoliberal ha puesto en peligro; sacando a las calles a los niños, a las niñas, a la juventud hija de cada compañero y de cada compañera que usted ha venido ofendiendo con este estilo autoritario de dirección; mismo que, repetimos, está causando serios problemas de salud psicoemocional a muchos de las personas trabajadoras asalariadas de la Municipalidad de San José; mismas que en su concepción neoliberal usted llamaría “colaboradores”. Parece que “la suerte está echada”.

Desde ya y por esta vía, formulamos convocatoria oficial a todo el personal municipal josefino para que forjemos la más grande coalición de trabajo para la más grande movilización laboral de toda la historia de la Municipalidad de San José. La señora alcaldesa neoliberal, doña Sandra García Pérez, no nos deja más opción.

Reiterándole nuestro respeto,

Albino Vargas Barrantes
Secretario General ANEP

Antonio Ortiz Fiorabanti
Presidente Junta Directiva
Seccional ANEP-Municipalidad de San José
Directivo Nacional ANEP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>